EU deporta a 450 migrantes; 46 son niños

Es la segunda oleada de repatriaciones masiva, en la que menores con sus madres o mujeres solas fueron enviados a sus lugares de origen; el mayor número de niños era de Honduras.
Parte de un grupo de siete niños guatemaltecos acompañados por sus madres, procedente de EU, es escoltado a la base de la Fuerza Aérea en Guatemala.
Parte de un grupo de siete niños guatemaltecos acompañados por sus madres, procedente de EU, es escoltado a la base de la Fuerza Aérea en Guatemala. (AFP)

San Pedro Sula

Unos 450 guatemaltecos, hondureños y salvadoreños, entre ellos unos 46 menores y sus madres, llegaron este viernes deportados de Estados Unidos, que acelera la expulsión de indocumentados de Centroamérica en un intento por desestimular el éxodo masivo de niños sin acompañamiento.

Tres aviones estadounidenses aterrizaron en la terminal de la Fuerza Aérea, en Guatemala, con 354 migrantes, entre ellos siete niños y cinco madres; al aeropuerto de San Pedro Sula, norte de Honduras, llegaron 31 mujeres y 35 menores, y a El Salvador 26 mujeres adultas y cuatro niños -con sus madres-, según fuente oficiales.

Cargando unos pocos bienes, los deportados caminaron cabizbajos por la pista del aeropuerto de Ciudad de Guatemala, algunas de las mujeres con los menores más pequeños en sus brazos.

Para evitar ser fotografiados por una veintena de periodistas que abarrotaron el lugar, los niños y algunas madres se cubrieron el rostro con prendas de vestir.

Después de pasar el control migratorio, los niños y sus madres abordaron un autobús pagado por el gobierno que los llevaría a sus lejanos lugares de origen, ubicados en cinco departamentos.

Un procedimiento similar se siguió en Honduras, donde la esposa del presidente, Ana García de Hernández, se reunió con ellos y expresó su preocupación.

La primera dama hondureña dijo que muchas de las madres se endeudaron mucho para hacer el viaje y se preguntó cómo podrían pagar ahora.

Los vuelos del viernes fueron los segundos tras la deportación el lunes de niños y mujeres a Honduras.

Washington aceleró las deportaciones en momentos en que se vive una crisis humanitaria pues desde octubre pasado unos 57 mil menores sin compañía de adultos, la mayoría de Honduras, El Salvador y Guatemala, fueron interceptados en suelo estadounidense tras emigrar clandestinamente en busca de sus familiares o huyendo de la violencia en sus países.

Decenas de miles de menores sin acompañantes provenientes de esos tres países centroamericanos han sido detenidos cruzando la frontera sur estadunidense este año, poniendo a prueba las capacidades de las agencias de migración y generando un debate político en Estados Unidos sobre cómo resolver el problema.

Las deportaciones de esta semana se producen tras un compromiso del presidente Barack Obama de acelerar el retorno de los inmigrantes indocumentados a sus países de origen en América Central.

Obama se reunirá con los presidentes de Honduras, Guatemala y El Salvador en la Casa Blanca la próxima semana para discutir formas de cooperación por la llegada de niños inmigrantes a Estados Unidos, dijeron el viernes funcionarios en Washington.