Pedirá Centroamérica apoyo a EU para plan contra pobreza

El viernes, los presidentes de Guatemala, El Salvador y Honduras solicitarán la ayuda de Barack Obama para reducir la violencia en sus países y así evitar la migración.
Los menores que se trasladan a EU van de los 7 a los 17 años.
Los menores que se trasladan a EU van de los 7 a los 17 años. (Cuartoscuro)

Los presidentes de Guatemala, El Salvador y Honduras pedirán el viernes el apoyo del presidente estadounidense Barack Obama para un plan regional contra la pobreza y la violencia, en un intento por frenar un éxodo de niños de Centroamérica hacia la mayor economía del mundo, dijo el sábado la canciller hondureña.

Los mandatarios del "Triángulo Norte" centroamericano se reunirán el viernes en Washington con Obama para discutir sobre los 52 mil niños centroamericanos que emigraron solos a Estados Unidos desde octubre, causando una crisis humanitaria y diplomática.

"Podemos esperar que se afiance este planteamiento de una iniciativa regional de seguridad, en que efectivamente se aborde una de las causas de este flujo migratorio que son múltiples", dijo la canciller Mireya Agüero a la radio local HRN, detallando que una de las causas principales es la violencia.

La propuesta de plan regional del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, es avalada por sus colegas de Guatemala y El Salvador, Otto Pérez Molina y Salvador Sánchez Cerén, aseguró la funcionaria.

La idea del plan también es implementar un programa para controlar las fronteras que permita desarticular las redes de traficantes de personas hacia Estados Unidos.

Además de la extendida pobreza, estos países centroamericanos sufren una escalada de violencia. Cárteles mexicanos se trenzan en sangrientas luchas por las rutas de trasiego de drogas hacia Estados Unidos y pandillas se dedican al sicariato y cobran por protección a pobladores, taxistas y comerciantes.

Miles de niños y adolescentes han abandonado El Salvador, Guatemala y Honduras sin la compañía de adultos rumbo a Estados Unidos, animados también por rumores de traficantes de personas o "coyotes", que aseguran que las autoridades de ese país les permitirán quedarse si logran pasar la frontera.

La Casa Blanca desmintió esos rumores y pidió la semana pasada al Congreso 3,700 millones de dólares en fondos de emergencia para acelerar el regreso de los emigrantes a sus países y atender a los niños.

"Necesitamos apoyo para una adecuada reinserción en materia laboral, en materia educativa y tener un seguimiento de los individuos y las familias, para que no reincidan en su intención de inmigrar hacia Estados Unidos", dijo Agüero.

Con su plan, los gobiernos centroamericanos han intentado trazar paralelismos con el Plan Colombia, una iniciativa que llevó la ayuda de Estados Unidos a Bogotá en la década de 1990 para combatir al narcotráfico y grupos paramilitares.

Washington acordó en el 2008 con México un programa con algunas similitudes, la Iniciativa Mérida, en un intento de apoyar a su vecino en sus esfuerzos contra el crimen organizado.

Honduras es el país con mayor tasa de homicidios en el mundo. El Salvador y Guatemala no se quedan muy atrás, según Naciones Unidas. Según cálculos de Washington al menos 90,000 niños podrían intentar ingresar a Estados Unidos este año.