Zoológico de Londres mide y pesa a todos sus animales

Los casi 17 mil ejemplares de 758 especies diferentes con las que cuenta el lugar pasaron por la báscula y la cinta métrica para comprobar su estado de salud y poder detectar embarazos.

Londres

El Zoo de Londres pesó y midió hoy a todos sus animales, casi 17 mil ejemplares de 758 especies diferentes, en un control anual para comprobar que se mantienen en forma y compartir los resultados con otros zoológicos del mundo.

Desde Kumbuka, el gorila occidental más alto y pesado del Zoo, con 2.13 metros y 192 kilos, hasta el caracol "partula" -en peligro de extinción-, de tan sólo un miligramo de peso, todos los animales han tenido que pasar por la báscula.

Correteando por los árboles y entre el público presente, los primates más pequeños han sido los más traviesos a la hora de pasar por los controles, al contrario que otras especies, como un cocodrilo filipino de siete semanas y que pesa 79 gramos, y el búho real, con casi dos kilos de peso.

Además de comprobar y registrar el bienestar general de los animales, con el control anual que realiza el Zoo de Londres, el más antiguo del mundo, inaugurado en 1828, se pueden detectar embarazos en las diferentes especies.

Un acontecimiento importante y esperado sobre todo para las especies en peligro de extinción, que se está tratando de salvar a través de programas de conservación internacionales llevados a cabo en los parques zoológicos de todo el mundo.

Otras especies que hoy han sido pesadas y medidas en público son dos llamas, de nombre Perry y Mocha, un lemur, una rana de musgo y una ninfa de la selva ("Heteropteryx dilatata").