• Regístrate
Estás leyendo: En México, Benedicto XVI supo que debía renunciar
Comparte esta noticia
Viernes , 20.07.2018 / 02:47 Hoy

En México, Benedicto XVI supo que debía renunciar

Alfred Xuereb, secretario privado de Joseph Ratzinger, reveló que fue durante su viaje al país en 2012 que el entonces ponífice comprendió que debía dejar de encabezar la Iglesia Católica.

Publicidad
Publicidad

Notimex

Durante su visita apostólica a México, en marzo de 2012, el Papa Benedicto XVI comprendió que ya no tenía las fuerzas para afrontar viajes largos y eso reforzó su convicción de renunciar, reveló su secretario privado Alfred Xuereb.

A pocos días de que se cumplan cinco años del sorpresivo anuncio de la dimisión al pontificado, pronunciado por Joseph Ratzinger el 11 de febrero de 2013, quien fuese uno de su más cercanos colaboradores ofreció detalles de aquellos días.

“Él comprendió, especialmente durante el vuelo a México, que no tenía más la fuerza para hacer largos viajes. Y de ahí a poco iba a llegar la Jornada Mundial de la Juventud de Brasil, por lo tanto se daba cuenta que no estaba más en posibilidad de viajar, de hacer estos esfuerzos”, señaló Xuereb en una entrevista a VaticanNews, el sitio web oficial de la Santa Sede.

TE RECOMENDAMOS: Benedicto XVI prepara ya su “último viaje”

Sostuvo que su renuncia fue un "acto heroico", porque él pensó sobre todo en la Iglesia, en su amor por la Iglesia que era mucho más grande del amor por él mismo y por su ego.

“No se preocupó por lo que las personas o ambientes podrían decir sobre él, como por ejemplo que –quizás- no tenía la valentía para seguir adelante. Él siempre permaneció sereno, una vez que entendió que Dios le pidió hacer este acto de gobierno, amando más a la Iglesia que a sí mismo”, añadió.

Xuereb, quien actualmente funge como secretario general de la Secretaría de Economía del Vaticano, reveló también las primeras palabras que Benedicto XVI le dijo a Francisco la misma tarde de la elección del nuevo Papa, el 13 de marzo de 2013.

Él se encontraba junto a Ratzinger y otros estrechos colaboradores en Castel Gandolfo, la residencia pontificia de verano ubicada a 25 kilómetros al sur de Roma, donde el Papa emérito se había refugiado desde la noche del 28 de febrero cuando su renuncia entró en vigor.

TE RECOMENDAMOS: Preocupa al Papa violencia "insólita" en México: activista

Al saber de la elección del nuevo pontífice, todos estaban en el salón de la residencia frente a la televisión y en espera de la salida del sucesor al balcón de la Basílica de San Pedro; por ello nunca escucharon las insistentes llamadas por teléfono que llegaban desde Roma.

Se trataba del mismo Francisco, que quería hablar con Benedicto. La falta de respuesta atrasó su salida a saludar a la multitud que ya lo esperaba, lo cual ocurrió aproximadamente una hora después del anunció en latín de su nombre por parte del cardenal protodiácono.

Así, el nuevo Papa finalmente salió al balcón y las llamadas continuaron a llegar. Cuando Xuereb respondió le dijeron que Bergoglio quería hablar con Ratzinger y que lo llamaría después de su aparición pública.

gcc

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.