Al menos 17 muertos en ola de atentados en Irak

El ataque más sangriento tuvo lugar al explotar un coche bomba cerca de una cafetería en Bohroz, que causó trece víctimas mortales, mientras el Ejército frustró el ataque de un grupo armado ...
Un hombre observa un vehículo calcinado en el lugar del atentado en Bohroz, a 60 kilómetros al noreste de Bagdad
Un hombre observa un vehículo calcinado en el lugar del atentado en Bohroz, a 60 kilómetros al noreste de Bagdad (EFE)

Bagdad

Al menos 17 personas murieron y otras 49 resultaron heridas hoy en varios atentados registrados en Irak, mientras que el Ejército iraquí frustró un ataque lanzado por un grupo armado procedente de Siria, según distintas fuentes. Fuentes médicas explicaron a Efe que la explosión de un coche bomba cerca de una cafetería popular causó trece muertos y veinte heridos en la localidad de Bohroz, a diez kilómetros al sur de Baquba, capital de la provincia de Diyala (noreste).

El atentado causó destrozos en la cafetería y en tiendas próximas, mientras que las fuerzas de seguridad impusieron el toque de queda en el centro de Bohroz. En otro suceso, al menos dos policías murieron y otros nueve resultaron heridos por la explosión de un coche bomba cerca de una comisaría en la localidad de Al Tarmiya, a 40 kilómetros al norte de Bagdad, informó el Ministerio del Interior. Diez personas, entre ellas tres policías, resultaron heridas tras la caída de tres proyectiles de mortero en las inmediaciones de la sede de un regimiento de la Policía en el municipio de Al Katun, al este de Baquba.

Otras ocho personas sufrieron heridas cuando una bomba explotó cerca de un mercado de verduras en la localidad de Samaya, al este de la capital iraquí, añadió Interior. Un soldado murió y otros dos resultaron heridos por el estallido de una bomba en la ciudad de Hadiza, en la provincia de Al Anbar, en el oeste de Irak. Un taxista murió cuando explotó una bomba que estaba adosada a su vehículo en la provincia de Salahedin, al norte de Bagdad. Además, las tropas iraquíes frustraron hoy un ataque contra un puesto fronterizo iraquí lanzado por hombres armados procedentes de Siria, dijo el ministerio en un comunicado.   

"Un grupo de terroristas intentó atacar a la guardia fronteriza, pero después de duros enfrentamientos que se prolongaron dos horas, los soldados obligaron a los terroristas a retirarse hacia Siria", aseveró la fuente. Esos ataques se producen un día después de que al menos 35 personas perdieran la vida y 148 resultaran heridas en una cadena de atentados perpetrados en Bagdad y otras zonas de Irak, la mayoría con coche bomba.

Los ataques del domingo que dejaron más víctimas tuvieron lugar en los barrios de Amil y Bayaa (suroeste de Bagdad) y causaron la muerte de 10 personas. También se produjeron ataques al norte de la capital, cerca de Baquba, donde la explosión de un coche-bomba mató a una persona e hirió a cuatro.

Irak sufre un repunte de la violencia sectaria y de los atentados terroristas. Más de 6,300 personas murieron por la violencia desde comienzos de año en ataques, entre otros, a decenas de cafés, mercados y mezquitas, según un balance de la AFP. Durante el mes de noviembre, 948 personas, la mayoría de ellas civiles, murieron en ellos, según cifras del Gobierno iraquí. 

Las autoridades responsabilizan de los ataques a militantes vinculados a Al Qaeda, fortalecidos por la guerra en la vecina Siria. Sin embargo, analistas y diplomáticos señalan que el gobierno no ha hecho lo suficiente para solucionar los problemas internos, lo que alimenta la violencia. La última ola de disturbios comenzó después de la irrupción en abril de fuerzas de seguridad en un campamento de protesta de árabes sunitas, al norte de Bagdad, lo que provocó decenas de muertos.

La minoría sunita, que se queja de discriminación por parte de la mayoría gobernante chiita, ha llevado a cabo manifestaciones desde hace un año. El gobierno realizó algunas concesiones para aplacar las demandas de los árabes sunitas, pero sin que la violencia muestre signos de disminuir.