Irlandeses dan el ‘sí’ al matrimonio homosexual

Al menos el 62% de los electores votaron a favor de la legalización del matrimonio homosexual, informaron autoridades esta tarde al dar a conocer los resultados preliminares del referéndum nacional.
Algunas personas salieron a las calles para festejar la aprobación del matrimonio homosexual.
Algunas personas salieron a las calles para festejar la aprobación del matrimonio homosexual. (Reuters)

Dublín

Irlanda votó por abrumadora mayoría en favor de legalizar el matrimonio homosexual en el primer referéndum nacional que se celebró en el mundo sobre ese tema.

Resultados oficiales difundidos hoy daban 62.1 por ciento de apoyo al "sí" al matrimonio gay.

"Somos el primer país en el mundo que consagra la igualdad del matrimonio en nuestra Constitución, y en hacerlo por mandato popular. Eso nos convierte en un faro, una luz para el resto del mundo en libertad e igualdad. Es un día de gran orgullo para ser irlandés", dijo el ministro de gobierno Leo Varadkar, declarado homosexual.

Los centros de votación informaron que hubo mayorías que se inclinaron a votar por el "sí" incluso en zonas rurales, informó el analista político Noel Whelan. Sin embargo, aún está pendiente saber cuán grande sería la diferencia entre el "sí" y el "no" cuando se escruten todos los votos en el país de mayoría católica y con 4.6 millones de habitantes.

Varadkar, que asistía al recuento de votos en el centro de votación del Condado de Dublín, dijo que la capital irlandesa parecía haberse inclinado en un 70% a favor del matrimonio homosexual, y la mayoría de los distritos fuera de la capital informaban de grandes ventajas del "sí". Ningún distrito había registrado una victoria del "no" por el momento, añadió. Los resultados oficiales se esperaban más adelante el sábado.

Los partidarios del "no" atribuyeron el éxito de sus rivales a una campaña creativa y emotiva que aprovechó el poder de las redes sociales para movilizar a los jóvenes, muchos de los cuales votaron por primera vez. Además, apuntaron, una victoria del "no" era improbable dado que todos los partidos políticos y la mayoría de los parlamentarios apoyaban la legalización de los enlaces homosexuales, apenas cinco años después de que el Parlamento aprobara uniones civiles similares al matrimonio entre personas del mismo sexo.

Michael Martin, líder del partido Fianna Fail, tradicionalmente cercano a la Iglesia católica pero que al igual que los demás hizo campaña por la legalización, dijo que "parece una victoria rotunda para el bando del sí". En su nativa Cork, los observadores registraron una victoria del "sí" con más del 60% de los votos.

John Lyons, uno de los cuatro parlamentarios abiertamente homosexuales en la cámara de 166 diputados, dijo estar sorprendido por la cantidad de votantes mayores a los que había encontrado en campaña que iban a votar a favor. Pero atribuyó un mérito especial a la movilización de los jóvenes, muchos de los cuales volvieron a casa de estudios o trabajos en el extranjero para poder votar.

"La mayoría de los jóvenes con los que hice campaña nunca habían llamado a una puerta en sus vidas", comentó Lyons, que representa al noroeste de Dublín en el Parlamento. "Eso dice algo sobre la Irlanda moderna. Nunca subestimemos al electorado, o lo que piensan".