Ponen en aeropuerto de Colorado "cajas de amnistía" para mariguana

Aunque la compra y posesión de mariguana es legal en ese estado desde el pasado 1 de enero, introducirla en instalaciones federales no está permitido.
Funcionarios del aeropuerto explicaron que la instalación de estas cajas es un paso previo a reforzar la aplicación de las leyes federales sobre mariguana en esa terminal.
Funcionarios del aeropuerto explicaron que la instalación de estas cajas es un paso previo a reforzar la aplicación de las leyes federales sobre mariguana en esa terminal. (Especial)

Dallas

Autoridades en Colorado instalaron en el aeropuerto de Colorado Springs las primeras "cajas de amnistía", donde los pasajeros que desconocen u olvidaron que es ilegal portar mariguana en un avión pueden depositar la droga sin consecuencias.

Aunque la compra y posesión de mariguana es legal en Colorado desde el pasado 1 de enero, introducirla en instalaciones federales como aeropuertos y aviones es ilegal.

Funcionarios del Aeropuerto de Colorado Springs explicaron que la instalación de las "cajas de amnistía" es un paso previo a reforzar la aplicación de las leyes federales sobre mariguana en esa terminal.

Indicaron que con estas cajas se exhorta a las personas a dejar la droga, y se ayuda a la gente que está en falta ante la ley a que no pierda sus vuelos.

El jefe de policía de Colorado Springs, Pete Carey, recordó a los pasajeros que todas las maletas documentadas son inspeccionadas por la Administración de Seguridad del Transporte (TSA), del Departamento de Seguridad Nacional.

Esta instancia está encargada de la revisión de los pasajeros y del equipaje en busca de armas y otros contrabandos.

Si los pasajeros empacan marihuana entre sus pertenencias y los inspectores de la TSA la encuentran, deberán llamar a la policía de Colorado Springs, dijo Carey.

Los pasajeros tendrán la oportunidad de dejar la droga en las "cajas de amnistía" sin ningún problema, indicó, y precisó que toda la mariguana que sea colocada dentro de esas cajas será destruida.

Carey advirtió que una vez que las puertas de un avión se cierren, los pasajeros están bajo la ley federal y si son descubiertos con la hierba, pueden ser multados y encarcelados.