Gran marcha en Guayaquil contra el gobierno de Correa

Decenas de miles de personas marcharon convocados por el alcalde opositor Jaime Nebot para rechazar el gobierno del presidente Rafael Correa, cuyo periodo democrático concluye en el 2017.
Protestantes durante la marcha convocada por el opositor Jaime Nebot.
Protestantes durante la marcha convocada por el opositor Jaime Nebot. (AP)

Quito, Ecuador

Una multitudinaria marcha se congregó en el centro de Guayaquil para rechazar las políticas y el estilo de gobierno del presidente Rafael Correa, luego de que fuera convocada por el alcalde opositor Jaime Nebot.

En su discurso, éste acusó a Correa de que él y su gobierno "han decidido poner la patria al revés, y nosotros tenemos la obligación ética, política, social, de solidaridad" de impedirlo, en alusión a las políticas económicas del régimen.

"Dicen que la prosperidad, el derecho a prosperar, merece castigo. Ese país no lo vamos a aceptar nunca jamás, porque ése no es Ecuador, ése es Venezuela", señaló ante una multitud que se perdía a la distancia y que interrumpía el discurso con gritos de "¡fuera Correa, fuera!".

Decenas de miles de personas abarrotaron las principales avenidas, como la 9 de octubre, y otras calles del centro de Guayaquil en atención al llamado de Nebot. Llegaron portando pancartas, así como banderas de Ecuador, de Guayaquil y banderas negras en señal de rechazo a Correa.

Nebot señaló que el pueblo "se ha pronunciado contundentemente, claramente, multitudinariamente", y advirtió que si el gobierno no quiere oír el planteamiento del pueblo, "cosa que es muy posible, que se haga cargo de las consecuencias de lo que va a pasar en Ecuador; será de su responsabilidad".

Pidió no poner en peligro la dolarización, la cual "nos ha dado estabilidad, capacidad compradora a los salarios y crédito para vivir mejor. Queremos un Ecuador sin impuestos confiscatorios... un Ecuador que no quiere lucha de clases, donde la confianza en la seguridad jurídica permita a la empresa nacional e internacional... invertir, crear, producir produciendo, empleo y bienestar".

En algunas de las pancartas se podía leer "Ni un impuesto más" y "Basta de política autoritaria".

Las protestas, que al principio eran movimientos ciudadanos espontáneos en rechazo a dos proyectos de ley para gravar hasta con el 75% a las herencias y la plusvalía, se han mantenido en las principales ciudades del país como Guayaquil, Quito y Cuenca, pese a que el mandatario retiró temporalmente tales iniciativas de la Asamblea.

Correa, quien se define como socialista del siglo XXI, está en el poder desde enero de 2007 y se ha caracterizado por un estilo confrontador con sectores como la Iglesia, la prensa, los banqueros y los partidos políticos tradicionales. Su periodo democrático concluye en el 2017.