Afirman mapuches que no abandonarán sus tierras en Chile

Unas 5 mil personas marcharon en Santiago por la resistencia de los mapuches.
En La Araucanía se desarrolla desde hace años un conflicto entre comunidades mapuches que reclaman tierras que consideran ancestrales y las empresas agrícolas o forestales que las poseen legalmente.
En La Araucanía se desarrolla desde hace años un conflicto entre comunidades mapuches que reclaman tierras que consideran ancestrales y las empresas agrícolas o forestales que las poseen legalmente. (EFE)

Santiago

Más de 5 mil personas participaron hoy en la llamada "Marcha por la Resistencia Mapuche" para reivindicar los derechos de los pueblos indígenas, en el marco de la conmemoración del Día de la Hispanidad.

Los manifestantes, muchos de ellos mapuches de comunidades del sur del país, se congregaron en la céntrica Plaza Italia y caminaron por la Alameda, la principal avenida de la capital.

Freddy Melinao, "werkén" (portavoz) de la comunidad Kuyén Mapu, de la región de la Araucanía, advirtió al Gobierno que seguirán reclamando la propiedad de tierras que consideran ancestrales.

"Que quede claro (...) que no vamos a descansar de pelear para recuperar nuestro territorio, de cualquier manera vamos a seguir luchando", señaló a Radio Cooperativa.

En la Araucanía se desarrolla desde hace años un conflicto entre comunidades mapuches que reclaman tierras que consideran ancestrales y las empresas agrícolas o forestales que las poseen legalmente.

El conflicto, que ha causado la muerte de varios comuneros, policías y agricultores, ha recrudecido las últimas semanas con el fallecimiento de un comunero durante la ocupación de un fundo y fuertes enfrentamientos con la policía que se han dejado varios uniformados heridos.

Al final de la manifestación, grupos de jóvenes encapuchados, aparentemente sin ningún vínculo con las comunidades indígenas, rompieron algunos escaparates y se enfrentaron a las unidades antidisturbios de Carabineros, que empleó chorros de agua y gases lacrimógenos para dispersarlos.