Manejar equipo con la mente, experimento en la 'Shenzhou-11'

“Los controles manuales están en vías de volverse obsoletos”, asegura el experto Huang Weifenm. También medirán las funciones cardiovasculares de los astronautas
El comandante Jing Haipeng y el piloto Chen Dong despegaron ayer.
El comandante Jing Haipeng y el piloto Chen Dong despegaron ayer. (How Hwee Young/EFE)

Pekín

En preparación a los equipos del futuro inmediato, los tripulantes de la nave espacial china Shenzhou-11 experimentarán con una interfaz que les permitirá manejar con la mente diversos equipos.

“Los controles manuales están en vías de volverse obsoletos y serán sustituidos por el control directo con el cerebro o inclusive los ojos”, dijo Huang Weifen, subjefe de diseño del Centro de Astronáutica de China (Cach).

Los taikonautas (astronautas chinos) trabajarán con robots que serán manejados con órdenes directamente desde el cerebro, explicó ayer Weifen, antes del lanzamiento de la Shenzhou-11.

“Como existe la posibilidad de que el entorno cerrado y sin gravedad afecte fisiológica y psicológicamente a la tripulación, necesitamos explorar la viabilidad de esos sistemas”, precisó.

Los sistemas de control por medio de la mente y los ojos han sido desarrollados en el Laboratorio de Factores Humanos del Centro Nacional de Capacitación y la Universidad de Tianjin.

Se trata de un sistema que convierte los impulsos cerebrales en palabras para comunicarse con el control terrestre y operar instrumentos en la nave, señaló la Academia China de Ciencias.

El experimento que se haga en esta misión espacial será el primero de su tipo.

La tecnología también busca que las tripulaciones de aviones y naves espaciales puedan operar los artefactos a larga distancia en misiones militares.

El experimento será uno de los varios que se ejecuten durante la misión de la Shenzhou-11, en la que también habrá una fiesta: la del comandante Jing Haipeng, quien cumplirá 50 años en su tercera misión, mientras que para el piloto y científico Chen Dong, de 38 años, será la primera.

Ambos taikonautas acoplarán su nave al Tiangong-2, el labororatorio espacial lanzado el 15 de septiembre, con el cual comenzará a formarse la primera estación espacial de China antes de 2022.

Otros experimentos que se llevarán a cabo en la nave Shenzhou-11 serán el cultivo de una planta en condiciones de microgravedad, así como el seguimiento específico a las funciones olfatorias y cardiovasculares de la tripulación.