Cinco altos mandos del Ejército iraquí mueren en una emboscada

Los militares perdieron la vida al producirse una fuerte explosión a la entrada de un escondite de los terroristas, situado en la zona de Wadi Huran, 400 kilómetros al oeste de Ramadi.

Bagdad

Al menos cinco altos mandos del Ejército iraquí y tres soldados murieron hoy en una emboscada tendida por supuestos combatientes de Al Qaeda en la provincia de Al Anbar, en el oeste de Irak.

Otros tres uniformados resultaron heridos en el ataque, informó una fuente de la Policía de Ramadi, capital de Al Anbar, que no descartó que aumente la cifra final de víctimas.

Entre los fallecidos destaca el comandante de la séptima división del Ejército, Mohamed al Karawi, y el jefe de la primera brigada de esa división, Numan Mohamed.

Los militares perdieron la vida al producirse una fuerte explosión a la entrada de un escondite de los terroristas, situado en la zona de Wadi Huran, 400 kilómetros al oeste de Ramadi.

Según la fuente, los terroristas prepararon esta trampa con explosivos antes huir del lugar.

Las autoridades acusaron de esta emboscada al Estado Islámico de Irak, vinculado a Al Qaeda, que ha aumentado sus ataques contra las fuerzas de seguridad iraquíes en los últimos meses.