Al Qaeda se adjudica toma de rehenes en hotel de Malí

El ministro de Seguridad del país africano dijo que el comando que atacó el hotel ya no tenía rehenes; fuerzas armadas que participaron en el operativo dijeron que había entre 18 y 27 muertos.

Bamaco, Mali

Los grupos terroristas Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI) y Al Murabitun se adjudicaron el ataque y toma de unos 170 rehenes en un hotel de Bamako, capital de Malí, que concluyó con al menos 18 muertos.

En una declaración telefónica con la agencia de noticias privada mauritana Al Ajbar, los dos grupos dijeron que llevaron a cabo de forma conjunta el ataque contra el hotel.

El comando que atacó el Hotel Radisson ya no tiene rehenes en su poder, informó el ministro de Seguridad Interior del país africano, el coronel Salif Traoré.

"No tienen rehenes y las fuerzas (de seguridad) los están buscando", afirmó en rueda de prensa horas después del inicio de la operación de las fuerzas armadas para liberar a los rehenes.

Una fuente de seguridad extranjera, que informó que fuerzas especiales francesas provenientes de la vecina Burkina Fasso ayudaron en el asalto, dijo que había 18 personas muertas en el hotel. Soldados de paz de Naciones Unidas indicaron que contabilizaron unos 27 cuerpos.

Los soldados de la ONU vieron 12 cuerpos en el sótano del hotel y otros 15 en el segundo piso, dijo un funcionario bajo condición de anonimato. Añadió que las tropas de la ONU aún ayudaban a las autoridades malíes a registrar el hotel.

Dos de los asaltantes resultaron muertos, según una fuente de seguridad de Mali.

Un hombre belga identificado como Geoffrey Dieudonne y que trabajaba para el parlamento regional de Valona-Bruselas murió durante el ataque, dijo el parlamento en su sitio de internet.

Supuestos combatientes islamistas tomaron unas 170 personas como rehenes, entre ellos 45 malíes, 15 franceses, dos marfileños, cuatro turcos, cuatro argelinos y cuatro chinos, así como dos españoles, un ruso, un alemán, un senegalés y un canadiense.

Francia lideró en 2013 una operación militar internacional para rechazar una ofensiva yihadista y expulsar a los grupos armados que ocupaban el norte de Mali.

Por un tiempo los ataques yihadistas se concentraron en el norte, pero desde el comienzo de 2015 se fueron extendiendo al centro, y desde junio al sur del país.

Es la primera vez que las dos formaciones yihadistas declaran haber perpetrado una operación conjunta.