Malestar social en Túnez da lugar a huelgas y violencia

En los disturbios en el país norteafricano fue incendiada una sede del partido islamista en el poder Ennahda.
Tunecinos enseñan su bandera nacional mientras gritan consignas contra el partido gobernante Ennahda, en Siliana
Tunecinos enseñan su bandera nacional mientras gritan consignas contra el partido gobernante Ennahda, en Siliana (AFP )

Siliana

Dos huelgas dieron lugar hoy a enfrentamientos de manifestantes con la policía y a actos de violencia en Túnez, donde el descontento social se amplifica, en medio de una grave crisis política.Tres regiones del país norteafricano estaban hoy paralizadas por una huelga general para denunciar la pobreza y las desigualdades regionales, dos de los factores que desencadenaron la revolución de 2011.

En Siliana (150 km al suroeste de la ciudad de Túnez), cuando la policía intentaba dispersar con gases lacrimógenos una manifestación, decenas de manifestantes, en su mayoría jóvenes, les tiraron piedras. Se registraron heridos leves, en particular policías, y se los atendió en el hospital. La huelga en Siliana fue organizada por el sindicato UGTT, con motivo del primer aniversario de la represión de un movimiento social que dejó unos 300 heridos, principalmente causados por disparos de perdigones.

La UGTT acusa al poder de no haberse hecho cargo de la atención médica de los heridos y de no haber invertido en el desarrollo económico regional, incumpliendo así sus promesas. "El gobierno no cumplió con sus promesas (...) que preveían que se ocupara del cuidado de los heridos y de sus necesidades materiales y físicas", declaró el secretario general de la unión regional de la UGTT, Ahmed Chefai.

En Gafsa y Gabes, las otras dos regiones en huelga, el descontento lo causó la decisión de no construir ningún hospital universitario en ninguna de ellas en los próximos años. En Gafsa, tras haber sido dispersados por la policía en otro lugar, cientos de manifestantes prendieron fuego a la sede del partido islamista tunecino en el poder.

Los manifestantes arremetieron contra el local del partido después de haber intentado irrumpir por la fuerza en la sede de la oficina del gobernador, donde habían sido dispersados por la policía. Los manifestantes sacaron muebles y expedientes de los locales y los quemaron en la calle. La policía no se encontraba en el lugar y los manifestantes impidieron el acceso a los bomberos. El representante del gobernante partido Ennahda en el lugar de los hechos criticó la acción de la policía. "Llamamos a la policía y no vinieron", lamentó Mohsen Sudani.

Las sedes regionales de Ennahda, el partido en el gobierno, ya fueron blanco de ataques en el país, sobre todo en Gafsa, a lo largo de los dos últimos años. Una profunda crisis política afecta a Túnez desde el asesinato de un diputado de la oposición, el 25 de julio pasado. Las negociaciones para formar un gobierno apolítico, lograr un consenso sobre la futura Constitución y establecer un calendario electoral fracasaron a principios de noviembre.

Los islamistas se han debilitado considerablemente desde su llegada al poder, en octubre de 2011, por la multiplicación de las crisis políticas, los asesinatos de dos opositores, los enfrentamientos con los yihadistas y las polémicas sobre sus supuestos intentos de "islamizar" la sociedad tunecina. El anterior gobierno dirigido por los islamistas había renunciado en febrero, después del asesinato del opositor de izquierda Chokri Belaid, y la crisis actual fue desencadenada por el asesinato del diputado Mohamed Brahmi.