La "madre coraje" que se volvió heroína en Baltimore

En el desempleo, con cinco hijas mujeres y un varón, Toya Graham se enfureció con su hijo en los disturbios.
Michael Singleton, 16 años, al momento de ser zarandeado por Toya.
Michael Singleton, 16 años, al momento de ser zarandeado por Toya. (Reuters)

Washington

Toya Graham tiene seis hijos sola, está desempleada y desde el lunes se ha convertido en la “madre de Baltimore” y, para algunos, la “madre del año”, después de que una cámara grabara cómo sacó a su hijo a golpes de las protestas por la muerte del joven negro Freddie Gray.

Michael Singleton, de 16 años, tenía un ladrillo en la mano y la cara cubierta cuando vio aparecer a su madre enfurecida, que le propinó varios golpes al grito de: “¡Sal de aquí ahora mismo!”.

La tv local WMAR grabó esas imágenes y el video ha dado la vuelta al mundo vía redes sociales, etiquetado como #Baltimoremum (La madre de Baltimore) y #momoftheyear (La madre del año).

“Es mi único hijo [las restantes cinco son hijas] y no quiero que sea un Freddie Gray. Estaba enfadada, nunca quieres ver a tu hijo haciendo eso”, contó Graham a la cadena CBS.

Los jóvenes negros como Singleton y Gray corren 21 veces más riesgo de recibir disparos de la policía que los blancos, según la organización ProPublica elaborado a partir de datos policiales.

“¿Tuvo miedo de avergonzar a su hijo?”, le preguntaron en la cadena CNN, a lo que respondió, tajante: “Él era el que se estaba avergonzando a sí mismo con lo que estaba haciendo”.

Graham le habría dejado ir a protestar pacíficamente, pero sumarse al lanzamiento de ladrillos y botellas contra la policía era “inaceptable”. La madre se acercó a los alrededores del centro comercial Mondawmin, donde sabía que había choques entre policía y jóvenes, e identificó a su hijo aunque llevaba puesta una capucha y tenía el rostro parcialmente cubierto.

Con su intervención, Graham logró que Michael estuviera seguro en casa mientras la ciudad vivía una de sus peores noches.

“Me arrepiento de haber ido allí y ponerme en esa situación cuando tenía que estar en casa”, dijo el joven Singleton a la CNN.  “Un par de amigos míos habían sido golpeados por la policía. Pero cuando me di cuenta de que estaba mi madre, sabía que eso iba a ser la tercera guerra mundial”, añadió.

Graham, que no sabía que la estaban grabando, golpeó repetidamente a su hijo y le gritó sin reparos en medio de la calle. “En ese momento había perdido los nervios. Estaba tan enfadada con él por haberse enfrentado a los policías”, dijo a CBS. “Y le dije: si eres valiente para hacer esto, hazlo sin máscara, enseña tu cara”, agregó.

Las protestas en Baltimore se desencadenaron tras el funeral por el joven de 25 años Freddie Gray, que murió por una lesión en la médula espinal cuando estaba bajo custodia policial, en circunstancias aún bajo investigación.

Gray se ha convertido en un nuevo símbolo, como lo fue el joven negro Michael Brown el año pasado en Ferguson, Misuri, de la brutalidad policial y la desconfianza entre policías y minorías en Estados Unidos.

El jefe de Policía de Baltimore, Anthony Batts, agradeció a Toya Graham su actuación y el mensaje que ha transmitido a todo el país.

“Ojalá hubiera más padres que se ocuparan de sus hijos de esa manera estas noches (de disturbios)”, dijo.