Congelan cuatro cuentas bancarias de Lula en Brasil

El juez Sergio Moro evaluó en 4.3 millones de dólares el monto de los bienes que deben ser bloqueados para "garantizar la reparación del daño", por lo que ordenó embargar propiedades y cuentas.
Lula da Silva Lula, ex presidente de Brasil.
Lula da Silva Lula, ex presidente de Brasil. (Reuters)

Brasil

El juez brasileño Sergio Moro ordenó el bloqueo de bienes bancarios y propiedades del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva, tras condenarlo hace una semana a nueve años y medio de cárcel por corrupción.

TE RECOMENDAMOS: Los cinco juicios que enfrenta Lula da Silva 

El juez federal evaluó en 13.7 millones de reales (unos 4.3 millones de dólares) el monto de los bienes que deben ser bloqueados para "garantizar la reparación del daño", por lo cual ordenó el embargo de tres apartamentos, un terreno y dos automóviles del ex mandatario, así como de sus cuentas bancarias, en las cuales se hallaban depositados más de 600 mil reales, según los despachos judiciales divulgados.

Si bien los bienes y valores quedan bloqueados, no serán transferidos a los cofres públicos a menos que la segunda instancia judicial confirme la condena, informó el tribunal.

Moro es el mismo juez que sentenció a Silva a nueve años y medio de cárcel en conexión con una enorme investigación de corrupción vinculada a la petrolera estatal Petrobras. Moro también le impidió a Lula usar apartamentos, una finca y dos automóviles de su propiedad.

Según la acusación, Lula es el propietario de un apartamento tríplex en el balneario de Guarujá (Sao Paulo) ofrecido por la constructora OAS a cambio de su influencia para obtener contratos en Petrobras.

El ex mandatario ha negado las acusaciones, y quedará libre mientras se decide sobre su apelación.

Por decisión de Moro, el líder del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), que enfrenta otras cuatro causas penales, puede apelar la sentencia en libertad y sólo vería impedida su candidatura a las elecciones de 2018 si fuera condenado en segunda instancia.

Lula, ícono de la izquierda latinoamericana, asegura que no existen pruebas en su contra y atribuye la sentencia a una estrategia para sacarlo del mapa electoral.

El ex mandatario sostiene que su condena es parte de un plan de la derecha para destruir al PT, que en 2016 cerró un ciclo de 13 años de gobierno cuando su sucesora y ahijada política, Dilma Rousseff, fue destituida por el Congreso acusada de manipular las cuentas públicas, y reemplazada por su vicepresidente, el conservador Michel Temer.

El PT y grupos afines convocaron a manifestaciones de apoyo a Lula en todo el país el jueves 20.

AER