Bárcenas medita a la espera de un préstamo que lo saque de prisión

El ex tesorero del Partido Popular, acusado de fraude y cuyas cuentas fueron bloqueadas, aprovecha el tiempo en la cárcel para explotar su faceta de escritor; publicó “Meditando con Bárcenas”.
Archivo. El ex dirigente del PP está acusado de cohecho, fraude fiscal, blanqueo de capitales, falsedad documental, apropiación indebida y tentativa de estafa procesal.
Archivo. Bárcenas está acusado de cohecho, fraude fiscal, blanqueo de capitales, falsedad documental, apropiación indebida y tentativa de estafa procesal. (EFE)

Madrid

El ex tesorero del gobernante y conservador Partido Popular (PP) Luis Bárcenas podría dejar la cárcel si paga una fianza de 200 mil euros, así lo acordó ayer la sala penal de la Audiencia Nacional, una cantidad "simbólica" si se toma en cuenta que, de acuerdo a las investigaciones judiciales, el que fuera responsable de las arcas de su partido ocultó en Suiza una fortuna de 42 millones de euros.

No obstante, Bárcenas no puede hacer uso del dinero porque todas sus cuentas se las ha bloqueado la justicia. Por ello, lo más probable es que se retrase su salida de prisión hasta que encuentre a una persona ajena al proceso que le preste los 200 mil euros.

Hasta ahora, Bárcenas, llamado "el hombre del eterno pelo engominado", se encuentra recluido en la prisión madrileña de Soto del Real, allí lleva 19 meses después de que reconociera la existencia de una "caja B" en el partido conservador y que, según él, repartió dinero "negro" a varios políticos de la formación entre ellos al actual Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, además de que se descubriera que había ocultado en Suiza hasta 42 millones de euros. Por ello, el juez Pablo Ruz le mandó a la cárcel el 27 de junio del 2013 ante el riesgo de fuga y de destrucción de pruebas.

El ex dirigente del PP cometió hasta seis delitos distintos: cohecho, fraude fiscal, blanqueo de capitales, falsedad documental, apropiación indebida y tentativa de estafa procesal, según el juez.

La prensa local asegura que Luis Bárcenas se integró rápidamente en la prisión. Nada más entrar en Soto del Real, se convirtió en la estrella del módulo 4. Muchos reclusos querían hablar con él y había quien incluso le pedía autógrafos.

Eso sí, también tuvo que aguantar las primeras bromas, gastadas por internos que le pedían que repartiera sobres con dinero "negro", como esos que aseguró que dio a la cúpula de su partido y hasta a Mariano Rajoy. Se adaptó rápido a la rutina, las tres comidas diarias, los breves paseos por el patio, las llamadas telefónicas a las que tiene derecho, y las visitas de sus abogados, de su mujer Rosalía y de su hijo Guillermo.

Actualmente, sus principales ocupaciones en la cárcel son la lectura y la preparación de su defensa jurídica. Utiliza bastante la biblioteca para preparar escritos y estrategias. También hace algo de deporte, juega a las cartas para matar el tiempo y hace yoga, aunque la flexibilidad le ha vuelto al cuerpo tras bajar varios kilos de peso a partir de su ingresó a prisión.

Bárcenas se apuntó a un taller de meditación impartido por otro recluso, argentino, llamado Luis Calderón, que estaba en prisión por un delito contra la seguridad del tráfico.

Y como lo que más le sobra es tiempo, el ex tesorero del PP aprovechó para descubrir su faceta de escritor, resultado de su afición por las obras de Charles Dickens, y publicó un libro titulado Meditando con Bárcenas.

El ex político, campechano con los suyos pero prepotente con los que no le conocen, del que ahora reniega todo su partido y al que se refieren como "esa persona", tiene una televisión en su celda, al parecer regalo de otro recluso, con la que sigue con avidez todas las noticias que tratan sobre él. No tiene ningún trabajo remunerado dentro de prisión.

Pero Bárcenas también ha pasado por malos momentos dentro de prisión. El peor, sin duda, cuando una cadena de televisión emitió varias imágenes suyas en diversas actividades dentro de la cárcel, como jugando a las cartas o rezando.

La emisión de las imágenes provocó la queja de Bárcenas y la apertura por parte de Instituciones Penitenciarias de una información reservada, es decir, una investigación interna. La cámara que le grabó fue hallada envuelta en un preservativo y sin la tarjeta de memoria.

Es un gran aficionado a los puros, a los trajes y corbatas de marca, al esquí e hincha confeso del Real Madrid (cada ocho días acudía al Palco de Honor del Santiago Bernabéu). Pero lo que más adora es a su familia. Los medios españoles afirman que Bárcenas expresó a los pocos presos de confianza que tiene dentro del módulo 4 su preocupación por cómo lo está pasando su mujer y su hijo mientras él está encarcelado.

Y es que, en su momento, un amigo de la familia llegó incluso a declarar que en la casa de los Bárcenas no había ni Coca Cola en el refrigerador por falta de dinero. Eso sí, su mujer Rosalía Iglesias convierte en un auténtico desfile de pasarela el tramo que le lleva de su coche a la prisión de Soto del Real, mostrando las últimas gafas, abrigos y bolsos de moda.

Ahora, en caso de pagar los 200 mil euros que la Audiencia Nacional le exige de Fianza, Luis Bárcenas podrá quedar en libertad y en espera, eso sí, del juicio de la "caso Gürtel" donde la Fiscalía ha solicitado contra él una pena de 42 años de cárcel, la mayor impuesta en la trama de corrupción.