“Hay que luchar juntos contra el EI y dejar de financiarlo”

Eduard Malayán, embajador de la federación de rusia, saluda el acuerdo militar entre París y Moscú; defiende un frente único global contra el terrorismo y llama a estar “muy alertas” tras los ...
Eduard Malayán, embajador de la federación de rusia, en la entrevista con MILENIO.
Eduard Malayán, embajador de la federación de rusia, en la entrevista con MILENIO. (Javier Ríos)

Ciudad de México

¿Sorprendieron a Rusia los atentados del viernes 13 en París?

Por desgracia, como sabemos el terrorismo no conoce límites. Ya habían ocurrido antes otros atentados terroristas en París. Lo que ocurrió ahora hay que verlo como una sucesión junto a otros actos terroristas como los ocurridos en Ankara (Turquía), luego contra un avión ruso de la línea Metrojet en el Sinaí y también en otras partes del mundo. Es decir, el terrorismo tiene una dimensión global. Por eso hay que luchar contra el terrorismo todos juntos.

¿Es una buena noticia que Francia se una a Rusia en una coalición contra el grupo yihadista terrorista Estado Islámico (EI) en Siria?

Nosotros saludos el acuerdo. Desde el inicio hemos apoyado la creación de una coalición amplia y eso lo dijo el presidente Vladímir Putin en su discurso en Naciones Unidas en septiembre. Lo que estamos viendo es el resultado del entendimiento y vamos a trabajar con los franceses en una relación muy estrecha. No se puede luchar solo contra el terrorismo.

¿Los próximos meses pueden ser turbulentos en términos de más atentados terroristas en Europa, en Rusia mismo o en otras partes del mundo?

No estamos en condiciones de predecir lo que va a pasar, pero ya escuchamos lo que dijo el EI, que van a ampliar su actividad en todo el mundo. Pero cuanto más atentados haya, más va a aumentar la lucha contra el terrorismo. Es decir, necesitamos estar listos para todo. Debemos estar muy alertas y necesitamos llevar a cabo acciones muy decisivas, no debe haber una política de doble rasero.

Ciertamente, el sostén de parte de Estados Unidos y de Francia misma a la oposición siria contra el presidente Bashar Asad evoca la política de Ronald Reagan en los años de 1980, cuando armó y financió a la 'contra' antisandinista, además del propio fenómeno del EI, alentado por la crisis en Siria.

Por eso nosotros decimos que si vamos a luchar contra el EI y contra el terrorismo no se puede luchar por un lado y financiarlo por el otro. Hay que acabar con los flujos que están financiando al terrorismo de parte de países que también son miembros del Grupo de los 20. No puede haber estándares dobles como afirmó el presidente Putin en la cumbre de Antalya.

Pero, no obstante, hay un cambio en la comprensión común de lo que está pasando. El ejemplo son los encuentros internacionales en Viena el 30 de octubre y el 14 de noviembre y también la cumbre del G20 en Antalya, atravesada por los atentados de París. Y aunque Estados Unidos ya dijo el miércoles que no está dispuesto a formar una coalición con nosotros y que seguirá con su propia estrategia contra el EI, nuestra propuesta sigue sobre la mesa, como lo reiteramos también el miércoles al volver a presentar un proyecto de resolución ante el Consejo de Seguridad de la ONU para crear una coalición amplia de lucha contra el terrorismo. Seguimos siendo coherentes con nuestra posición y seguimos llamando a Occidente a unir esfuerzos.

¿Qué pasó con la lista de terroristas "buenos" y "malos" que se acordó definir de Viena a propósito de con quién dialogar en Siria?

Eso es algo positivo también que quería destacar. Hace tiempo que nosotros entregamos nuestras listas y ahora recibimos las de Estados Unidos y vemos que tenemos mucho en común, nuestras listas coinciden en mucho —aunque algunos grupos son como camaleones, que cambian de cara para ser aceptados entre los grupos "moderados".

El otro aspecto positivo es que se está avanzando hacia la creación de una oposición única, lo cual también se acordó en Viena y confiamos en que a principios de enero arranque el proceso político con un diálogo entre la oposición y el gobierno del presidente Asad, porque eso también se acordó.

Rusia anunció que comenzó bombardear en Siria la red de abastecimiento y distribución de petróleo del EI, incluyendo los convoyes que a diario sacan el crudo del país, lo que supone, según Moscú, una ganancia diaria de 1.5 millones de dólares. ¿Quién le compra el petróleo al EI?

No soy experto en ese tipo de asuntos, pero creo que las personas que vigilan ese mercado saben muy bien adónde va ese petróleo...

¿Tienen pistas sobre quiénes pusieron la bomba en el avión ruso de Metrojet que el 31 de octubre cayó sobre el Sinaí egipcio con 224 personas a bordo?

Ya hemos hablado con todos los países del mundo, incluido México, y les pedimos que nos apoyen con cualquier información que pueda llevar a la detención de los terroristas. También estamos reforzando las medidas de seguridad, tanto fuera como dentro del país. Lamentablemente sabemos lo que es tener terrorismo en Rusia, por desgracia sabemos lo que es.

¿Es el mismo terrorismo el de París que el del 11-S?

Es una consecuencia de los ataques terroristas del 11 de septiembde de 2001, pero con otra forma. Es también el resultado de los errores comentidos por la comunidad internacional, que no tomó las medidas decisivas después del 11-S en la lucha contra el terrorismo.

Con el atentado del 11-S la organización Al Qaeda tenía otras metas y otras tareas. Ahora, grupos como el EI buscan otros horizontes desde otros parámetros, es otra dimensión. Digamos que es un proyecto más internacional, con personas de Irak, de Siria, de todos los países del mundo, incluso de Rusia. Tienen un método de cómo reclutar a jóvenes de todo el mundo hacia sus ideas y su objetivo es crear un califato desde Pakistán a Portugal, es decir, quieren reconstruir lo que existía en tiempos del profeta Mahoma, pero usando métodos más violentos que en los tiempos antiguos, porque ahora degüellan, destruyen monumentos culturales y las ciudades completas.