Lluvias generan caos en Río de Janeiro

Las fuertes precipitaciones, demasiado intensas para el drenaje de la ciudad, han dejado barrios inundados, interrumpido el tránsito y un desaparecido, además de cancelar la histórica sesión de ...
Un hombre conduce su motocicleta junto a dos peatones en una calle de un suburbio inundado de Rio
Un hombre conduce su motocicleta junto a dos peatones en una calle de un suburbio inundado de Rio (AFP )

Río de Janeiro

Las fuertes lluvias de las últimas horas generaron hoy caos en Río de Janeiro, sede de la final del Mundial de fútbol de 2014 y de los Juegos Olímpicos de 2016, con barrios prácticamente bajo el agua, el tránsito interrumpido en importantes avenidas y al menos una persona desaparecida. Unas dos mil personas tuvieron que buscar abrigo fuera de sus casas, en varios municipios de la "Baixada Fluminense", región norte de Río, informaron las autoridades a la prensa local.

La importante avenida Brasil, que comunica el centro de la ciudad con los populosos suburbios, fue interrumpida en varios trechos con gigantescas lagunas que impedían el tránsito. La escena se repitió en otras importantes calles de la ciudad con un tránsito caótico. La Defensa Civil del municipio declaró situación de alerta y advirtió que lluvias fuertes pueden continuar en las próximas horas, con posibilidad de inundaciones y derrumbes de tierra aislados.

En Nova Iguaçu, suburbio de la zona norte, las calles fueron sustituidas por ríos de barro que eran atravesados por los vecinos con el agua hasta la cintura. En ese suburbio un hombre estaba desaparecido tras caer en un río. El alcalde de Río, Eduardo Paes, pidió a las personas que no salieran de sus casas. "La situación es crítica", aseguró y advirtió que el trabajo para solucionar la situación "será largo y complejo". La presidenta, Dilma Rousseff, llamó al alcalde y al gobernador, Sergio Cabral, para ofrecer la solidaridad y ayuda del gobierno.

Imágenes televisivas mostraban un bus sumergido en Fazenda Botafogo (otro suburbio). Botes cruzaban avenidas en numerosas áreas, y se produjo el saqueo al menos de un camión, según imágenes de medios locales. "Tenemos información de que en Anchieta (norte) se produjeron deslizamientos de tierra y dos personas también podrían estar enterradas", explicó el comandante de los Bomberos, coronel Sergio Simoes a la televisión Globonews. Según el responsable, en las últimas horas cayeron 188 mm de lluvia, una cantidad demasiado grande para el sistema de drenaje. "Habrán más lluvias en los próximos días, pero menos fuertes", explicó.

Debido a las lluvias en Rio, el congreso canceló una histórica sesión, que debía contar con la presencia de la presidenta Rousseff, que preveía devolverle simbólicamente el mandato al presidente Joao Goulart depuesto por la dictadura en 1964 y fallecido en 1976. Ello porque familiares de Goulart y otros invitados no pudieron llegar a Brasilia debido a las lluvias, que afectaron los aeropuertos, informó el Senado. Pasado el mediodía (14:00 hora GMT), la lluvia dio una tregua a las autoridades, pero la insuficiente infraestructura de la ciudad mundialista quedó al descubierto.

En el centro de la ciudad, donde se produjeron grandes atascos de tránsito, trechos de la avenida Maracaná, el barrio donde queda el legendario estadio que recibirá la final del Mundial, estuvieron inundados durante la mañana. En el estadio "no hubo problemas" con el campo ni las instalaciones, dijo a la AFP una vocera del consorcio que lo administra. "Está todo tranquilo", indicó. El estadio estuvo cerrado por más de dos años para una profunda reforma para ponerlo al nivel del "padrón FIFA", que incluyó un moderno sistema de drenaje en el gramado.

En marzo del año pasado, con el Maracaná aún en obras, otro temporal dejó el área donde estaría el campo convertida en un lodazal, despertando inclusive dudas sobre si el estadio estaría listo para recibir la Copa Confederaciones, tres meses después. El pasado fin de semana 16 personas murieron por las precipitaciones en un municipio del interior del estado de Bahia (noreste), según Defensa Civil.