Ponen en línea un video de la captura por EU de terrorista libio Libi

Las imágenes, en blanco y negro, de una cámara de vigilancia muestran en el sitio de internet del Washington Post la captura del dirigente de Al Qaeda en Trípoli en octubre de 2013 por fuerzas ...

Washington

El sitio de Internet del Washington Post puso hoy en línea un video de una cámara de vigilancia que muestra, según el diario, la captura de Abu Anas al-Libi, un dirigente de Al Qaeda, en Trípoli en octubre de 2013 por fuerzas especiales estadunidenses. En esas imágenes en blanco y negro fechadas el 5 de octubre de 2013, se puede ver un coche oscuro deteniéndose ante una vivienda. Son las 06:38 de la mañana, aún es de noche. Una furgoneta blanca para inmediatamente a su izquierda y tres hombres salen, pistola en mano. Otro vehículo aparca delante del automóvil oscuro para impedirle que huya.

Los tres hombres detienen al conductor del vehículo oscuro y lo obligan a subir a la furgoneta. Uno de los asaltantes toma el volante del vehículo oscuro y los tres coches se alejan rápidamente. La escena dura apenas un minuto. La persona secuestrada es Nazih Abdel Hamed al-Raghie, alias Abu Anas al-Libi, según The Washington Post. Este libio de 49 años era buscado desde hacía más de trece por Estados Unidos, que lo acusa de estar implicado en los atentados de 1998 contra sus embajadas en Tanzania y Kenia. Su captura fue inmediatamente anunciada por el Pentágono.

La operación fue realizada por la CIA, el FBI y un equipo de la Delta Force, una unidad de fuerzas especiales del Ejército estadunidense, según el diario. Libi figuraba en la lista de personas más buscadas por el FBI, que ofrecía "hasta cinco millones de dólares" por cualquier información que permitiera su detención y condena. Tras su secuestro en pleno centro de la capital libia, Libi fue conducido a bordo de un barco militar estadunidense, el USS San Antonio, y luego trasladado a Estados Unidos, donde espera su juicio en Nueva York.

Un atentado con coche bomba el 7 de agosto de 1998 ante la embajada estadunidense en Nairobi dejó 213 muertos y unos cinco mil heridos. La mayoría eran pasantes o empleados en los edificios vecinos de la embajada, en la que murieron 44 personas, entre ellas doce estadunidenses.