Liga Árabe respalda una Jerusalén Este palestina

El organismo define como ilegal la posición de Estados Unidos de reconocer la Ciudad Santa como “israelí”.
Policías israelíes detienen a un palestino ante una puerta de Jerusalén.
Policías israelíes detienen a un palestino ante una puerta de Jerusalén. (Ahmad Gharabli / AFP)

Ammán

La Liga Árabe intentará obtener el reconocimiento internacional de un Estado palestino con Jerusalén Este como capital, en respuesta a la decisión unilateral estadunidense de declarar Jerusalén capital de Israel, indicó el ministro jordano de Relaciones Exteriores.

Uno de los objetivos es reafirmar "la invalidez de la decisión [estadunidense] de reconocer Jerusalén como capital de Israel y el hecho de que no tiene ninguna consecuencia jurídica", declaró Ayman Safadi durante una conferencia de prensa conjunta con el secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Abul Gheit.

"Intentaremos obtener (...) el reconocimiento de un Estado palestino con Jerusalén Este como capital, en las fronteras de junio de 1967", añadió.

Estas declaraciones llegan después de la visita el sábado de una delegación ministerial árabe a Ammán, compuesta por los ministros de Relaciones Exteriores egipcio, saudita, palestino, marroquí y de los Emiratos Árabes, además de Abul Gheit. Este último anunció una "reunión ministerial ampliada" a finales de mes.

Durante su encuentro con esta delegación, el rey Abdalá II de Jordania recordó la necesidad de hallar una solución al tema en el marco "de un acuerdo de paz justo y duradero" entre palestinos e israelíes. Jordania, país guardián de los lugares santos musulmanes en Jerusalén, calificó de "violación del derecho internacional" la decisión del presidente estadunidense, Donald Trump, el 6 de diciembre sobre Jerusalén.

Israel ocupa Jerusalén Este y Cisjordania desde la guerra de 1967. Después se anexionó Jerusalén Este, parte palestina de la ciudad, una acción que nunca fue reconocida por la comunidad internacional.

Mientras, el ministerio de Seguridad Interior de Israel prohibió la entrada al país de una veintena de asociaciones, de ellas 11 europeas, como BDS Francia, Palestine Solidarity Campaign y la Asociación de Solidaridad Francia-Palestina, que protestan contra la política israelí de ocupación ilegal de las tierras palestinas.