Se reúnen más de 50 líderes mundiales en Cumbre de Seguridad Nuclear

Ésta será la mayor cumbre jamás celebrada en Holanda, en la que participarán 53 países y cuatro organizaciones internacionales que estarán representados al más alto nivel político.

La Haya

La III Cumbre de Seguridad Nuclear reúne hoy y mañana, martes, en La Haya a más de cincuenta jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo con el objetivo de avanzar en la prevención de ataques terroristas que puedan utilizar material nuclear.

Ésta será la mayor cumbre jamás celebrada en Holanda, en la que participarán 53 países y cuatro organizaciones internacionales que estarán representados al más alto nivel político.

No podrá acudir hoy a la reunión el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, quien suspendió el domingo su viaje a La Haya tras el fallecimiento del primer jefe del Ejecutivo de la actual democracia en España, Adolfo Suárez, cuya capilla ardiente se instalará este lunes en el Congreso.

Entre los asistentes destaca el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, impulsor de este formato de reunión para debatir y tomar medidas contra el terrorismo nuclear, que tuvo su primera edición en Washington en 2010 y en Seúl, en 2012, la segunda.

Para lograr esos objetivos, los países tratarán de cómo reducir los materiales nucleares peligrosos que hay en el mundo, mejorar la seguridad y protección física de todo el material atómico y las fuentes de radiación e incrementar la cooperación internacional a ese respecto.

En la última cita de Seúl de 2012, en la que los ojos estuvieron puestos en los programas nucleares de Corea del Norte e Irán, los líderes mundiales aprobaron unas conclusiones en las que reafirmaron el papel de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (OIEA) para fortalecer el marco internacional de seguridad nuclear.

También reconocieron las medidas especiales de precaución que requiere el uranio altamente enriquecido y el plutonio, y alentaron a los países a minimizar su uso, además de convenir en continuar los esfuerzos para mejorar la seguridad de los materiales nucleares cuando sean transportados y desarrollar la prevención y detección del tráfico de material atómico.

"Aquí vamos a acordar la importancia de la arquitectura internacional en este ámbito", dijo en una rueda de prensa el domingo el primer ministro holandés, Mark Rutte, quien auguró resultados exitosos en esta cumbre y para la preparación de la siguiente, que volverá a celebrarse en la capital estadounidense en 2016.

Preguntado por la ausencia en la agenda de la cumbre de un debate sobre el desarme nuclear, Rutte indicó que "no nos vamos a centrar en el uso militar del material nuclear, sino en evitar que caiga en manos equivocadas".

El alcalde de La Haya, Jozias van Aartsen, garantizó que "uno se puede sentir seguro en cualquier parte de la ciudad" durante la celebración de la cumbre, para la que el Estado holandés ha movilizado cuatro veces más agentes policiales que para la entronización de los nuevos reyes el año pasado.

Holanda se ha preparado para recibir con motivo de esta cumbre a 5.000 delegaciones internacionales y 3.000 periodistas acreditados.

En paralelo a la cumbre se reunirán los líderes del G7 (Alemania, Francia, Reino Unidos, Italia, Canadá, EE.UU. y Japón), convocados por Obama, para analizar la crisis ucraniana.