• Regístrate
Estás leyendo: Liberan en EU a activista ganador del Pulitzer
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 00:46 Hoy

Liberan en EU a activista ganador del Pulitzer

José Antonio Vargas, periodista filipino indocumentado y luchador por los derechos de los migrantes, fue detenido esta mañana en el aeropuerto de McAllen, Texas.

Publicidad
Publicidad

AFP

El periodista indocumentado y activista proinmigración filipino José Antonio Vargas, ganador de un premio Pulitzer, fue puesto en libertad tras permanecer varias horas detenido por las autoridades de Texas (sur), un arresto que reavivó el debate sobre la inmigración en Estados Unidos.

"La Guardia Fronteriza me ha liberado", anunció el propio Vargas en un comunicado puesto en la página de Facebook de Define American, la organización que fundó para dar a apoyo a los sin papeles.

Vargas, quien emigró de Filipinas a Estados Unidos con su familia cuando tenía 12 años, fue detenido al intentar abordar un avión en la ciudad fronteriza de McAllen en dirección a Los Angeles, según explicó el director de campañas de su organización, Ryan Eller.

Un portavoz de la Guardia Fronteriza (CBP, en inglés) dijo a la AFP que Vargas fue detenido "para comprobar su situación legal" en el país.

El activista pasó varios días en McAllen para conocer de primera mano la situación de los miles de niños que emigran solos, un fenómeno que ha desbordado a las autoridades estadounidenses y que ha sido calificado por el presidente Barack Obama como una crisis humanitaria.

"Nuestras vidas están a diario llenas de miedo en actos tan simples como tomar un avión para volver a casa con nuestra familia", aseguró Vargas en el comunicado.

"Con un Congreso que fracasa en la reforma migratoria y el presidente Obama sopesando sus opciones ante las acciones ejecutivas que puede tomar, la pregunta clave es: ¿cómo definimos a un estadounidense?", se preguntó.


Consternación

La detención de Vargas fue criticada por numerosas organizaciones de derechos humanos y el propio Bill de Blasio, alcalde de Nueva York, ciudad de residencia de Vargas.

"Me solidarizo con el periodista y activista José Antonio Vargas", escribió el alcalde. "Es un hombre ejemplar cuyo incansable trabajo ha ayudado a crear conciencia sobre las vidas de los millones de inmigrantes indocumentados que viven en suelo estadounidense".

Su arresto, prosiguió, "deja en evidencia cómo nuestras autoridades migratorias fracasan en el uso de su discreción al detener a inmigrantes que no representan ningún riesgo para nuestra seguridad".

El congresista por el estado de Florida Alan Grayson también se solidarizó con el activista, quien ganó en 2008 el premio Pulitzer junto a su equipo del diario Washington Post por la cobertura del tiroteo en Virginia Tech.

"Nadie que se haya criado aquí desde niño debería ser expulsado por no tener documentos", escribió el representante demócrata.

Vargas, quien a pesar de ser filipino ha hecho como suya la causa de los inmigrantes de todas las nacionalidades, se había desplazado hasta Texas para ver en qué situación se encuentran los cientos de personas que a diario llegan clandestinamente a Estados Unidos, huyendo de la violencia y la pobreza de su país.

En los últimos ocho meses, 57 mil menores de edad han emigrado solos desde Centroamérica, enviados por sus padres con la esperanza de que encuentren una mejor vida.

Estados Unidos deportó el lunes en avión a unas 40 personas, entre madres y niños, a Honduras, lo que fue descrito por la Casa Blanca como una "clara señal" de que los inmigrantes clandestinos no serán recibidos con los "brazos abiertos".


Sabía que corría un riesgo

Con su viaje, que realizó con el fin de llamar la atención sobre esta tragedia humanitaria en la frontera, Vargas sabía que corría el riesgo de ser arrestado y ulteriormente deportado a un país que desconoce.

"Las únicas identificaciones que tengo para pasar por seguridad: mi pasaporte filipino y la Constitución estadounidense", fue su último tuit, enviado la mañana de este martes junto a una fotografía de ambos documentos. "No sé lo que va a pasar", había escrito poco antes.

Define American añadió en un primer comunicado en Facebook que, cuando el equipo se encontraba en Texas, "se tornó evidente (...) que el fundador de nuestra organización, José Antonio Vargas, no sería capaz de dejar McAllen" y que sería detenido.

Esa situación, añadió el comunicado, "es compartida por miles de estadounidenses indocumentados que están 'atrapados' en la frontera".

Vargas tenía 12 años cuando, en 1993, su madre lo embarcó en un vuelo desde Manila, Filipinas, para que fuera criado por sus abuelos en California.

Además del Washington Post, Vargas trabajó para otros medios prestigiosos como The San Francisco Chronicle y The Huffington Post, hasta que en 2011 "salió de las sombras" en un sonado artículo en el New York Times.

Su vida y dificultades son también centro del documental "Documented", producido y dirigido por él mismo, que se estrenó en junio de este año.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.