• Regístrate
Estás leyendo: Van 448 muertos en crisis de Nicaragua
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 01:50 Hoy

Van 448 muertos en crisis de Nicaragua

En un nuevo balance, la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos reporta 595 desaparecidos y 2 mil 830 heridos en protestas contra Ortega.
Publicidad
Publicidad

Un total de 448 personas han muerto, 595 están desaparecidas y 2 mil 830 han resultado heridas en Nicaragua ante la violenta crisis que sacude al país desde hace 100 días, informó Álvaro Leiva, titular de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH, independiente).

Ante la prensa, Leiva dijo que los últimos 15 días “fueron particularmente sangrientos” con otras 97 víctimas, con un promedio de seis muertos por día, y advirtió que la gran mayoría eran manifestantes civiles que protestaban contra el gobierno de Daniel Ortega, en el poder desde hace 11 años.

En la capital Managua, donde según la ANPDH fallecieron más de 150 personas por la violenta acción policial y paramilitar, cientos de opositores realizaron este jueves un plantón para conmemorar los 100 días del inicio de las protestas, el 18 de abril, en homenaje a las víctimas y en solidaridad con los presos políticos.

Según la ANPDH, 718 personas fueron secuestradas por grupos parapoliciales y paramilitares afines al gobierno, que actúan “motivados por un fanatismo partidario e ideológico”. Muchos de los plagiados han aparecido luego en celdas policiales y enfrentan procesos judiciales “ilegales”.

Del total de secuestrados, la ANPDH dijo que aún permanecen desaparecidos 595 ciudadanos, de los cuales conocen el paradero de “algunos que están bajo detención ilegal”, aunque se desconoce la situación de la mayoría.

Leiva señaló que del total de secuestrados, 123 han sido localizados y liberados por gestiones humanitarias de la ANPDH y la Iglesia católica. Los liberados han denunciado “severas torturas” durante su detención arbitraria.

En tanto, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, acusó al presidente Ortega de librar “una guerra” con la Iglesia católica, mediadora en el truncado diálogo del gobierno con la opositora Alianza Cívica, que surgió de las protestas y reúne a estudiantes, campesinos, sociedad civil y empresarios.

“El gobierno de Daniel Ortega está librando virtualmente una guerra con la Iglesia”, dijo el número dos del gobierno de Donald Trump en una cumbre de libertad religiosa que se celebra esta semana en el Departamento de Estado.

“Turbas armadas con machetes e incluso armas pesadas, apoyadas por el gobierno, han atacado parroquias y propiedades de la Iglesia, y obispos y sacerdotes han sido asaltados físicamente por la policía”, dijo Pence, que ya condenó en varias ocasiones al régimen del ex guerrillero sandinista.

“La violencia patrocinada por el Estado en Nicaragua es innegable”, dijo Pence en un tuit con el que respondió a la entrevista que Ortega dio a la cadena estadunidense Fox News y en la que negó la represión de la que lo acusan.

También el presidente de Brasil, Michel Temer, habló de la crisis en Nicaragua tras el asesinato de una estudiante brasileña la noche del lunes en Managua y aseguró que “está tomando medidas”. El martes la embajadora de Nicaragua en Brasilia fuera llamada por la cancillería local y el embajador de Temer en Managua también fue llamado a consultas.

Mientras, el ex presidente cubano Raúl Castro aseguró que EU quiere “cercar” a países que le son adversos como Cuba, Venezuela y Nicaragua. “Está muy claro que se estrecha el cerco”, dijo en un acto para recordar en Santiago de Cuba el 65 aniversario del asalto al Cuartel Moncada, el primer intento de Fidel Castro por tomar el poder.

“Nuevamente se ha conformado un escenario adverso y resurge la euforia en nuestros enemigos”, dijo Castro, que desde abril ha dado un apoyo claro a las masacres de Ortega en Nicaragua, bajo el supuesto de un “complot externo”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.