• Regístrate
Estás leyendo: Paraliza a Nicaragua la huelga general opositora
Comparte esta noticia

Paraliza a Nicaragua la huelga general opositora

El paro que exige el cese de la represión se acató en todo el país; sigue el uso de la violencia del gobierno, que hoy vuelve al diálogo.
Publicidad
Publicidad

Una huelga nacional de 24 horas convocada por la opositora Alianza Cívica paralizó ayer a Nicaragua, en vísperas del reinicio de un diálogo con el gobierno de Daniel Ortega y en medio de nuevos ataques de policías y paramilitares contra manifestantes civiles desarmados que hizo elevar la cifra de muertos a más de 160 en casi ocho semanas.

El paro comenzó a las cero horas locales y durante todo el día dejó desiertas calles, parques, centros turísticos y comerciales en las principales ciudades y en el campo.

La huelga fue convocada para exigirle al presidente Ortega, en el poder desde hace 11 años, que cese la represión y vuelva a la mesa del diálogo nacional para discutir, entre otros puntos, su dimisión, precisaron miembros de la Alianza Cívica, que agrupa a estudiantes, empresarios y sociedad civil.

En Washington, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, denunció ayer que “el gobierno de Daniel Ortega ha llevado al país a una espiral de violencia” y lo llamó “a poner fin a los crímenes y a responder al grito de democracia y derechos humanos de su nación”.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), mediadora en el diálogo, dijo antier que Ortega había aceptado reanudar el proceso y que volverán a reunirse hoy.

La abogada Azahálea Solís, dirigente de la Alianza Cívica, declaró a la agencia DPA que acudirán al diálogo para demandar un “alto inmediato a la represión gubernamental” e insistir en la renuncia de Ortega cuyo tiempo “se agotó y nuestra posición es inamovible: debe dejar el poder”.

Reveló que la semana pasada los opositores se entrevistaron en Managua con Caleb McCarry, enviado del republicano Bob Corker, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos quien les dijo que Ortega, de 72 años, estaría anuente a adelantar los comicios de 2021 pero sin renunciar, lo que Solís calificó de “inaceptable”.

Mientras, policías y fuerzas de choque atacaron con violencia a manifestantes atrincherados en Nagarote y León (occidente), Masatepe, Diriamba y Jinotepe (sur) la noche del miércoles.

El cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la CEN, expresó su “condena y repudio” a los sucesos e hizo “un llamado a las autoridades y a la Policía Nacional a no seguir con los ataques contra el pueblo”.

Alvaro Leiva, presidente de la Asociación Pro Derechos Humanos de Nicaragua (independiente), dijo al Canal 15 de televisión que seis personas murieron, siete resultaron heridas y al menos 10 fueron detenidas ayer en distintas ciudades, por lo que lanzó un S.O.S. internacional por la “gravísima situación” y “profunda crisis” que vive el país.

Los nuevos incidentes, dijo, elevan a 168 la cifra de muertos desde que iniciaron las protestas espontáneas el 18 de abril. El gobierno solo acepta 46 muertes. Añadió que investiga denuncias sobre supuestos vuelos de avionetas que estarían rociando pesticidas sobre manifestantes opositores, cuando reportaron personas intoxicadas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.