• Regístrate
Estás leyendo: La OEA llama al gobierno de Nicaragua a parar la violencia
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 12:32 Hoy

La OEA llama al gobierno de Nicaragua a parar la violencia

El secretario general del organismo, Luis Almagro, llamó al gobierno de Daniel Ortega a detener la violencia después de que otras 15 personas murieran.
Publicidad
Publicidad

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, llamó al gobierno de Daniel Ortega a detener la violencia de las "fuerzas represivas" en Nicaragua, después de que otras 15 personas murieran y más de 200 resultaran heridas el miércoles en varias zonas del país, según la Policía.

"Condenamos los asesinatos cometidos ayer por las fuerzas represivas y los grupos armados y nos solidarizamos con los familiares de las víctimas. Llamamos al Estado a detener la violencia de estos factores represivos", dijo Almagro en un video.

Pese al lenguaje utilizado por Almagro -nombra al Estado nicaragüense pero no menciona a Ortega ni usa el término gobierno-, esta es la apelación más fuerte a él que ha hecho el secretario general de la OEA en el marco del conflicto que inició hace un mes y medio.

Almagro opinó también que unas "elecciones libres" son "la única solución" para resolver la crisis en Nicaragua, considerada la más grave en su historia reciente.

El secretario de la OEA ha sido acusado de tibieza con Ortega, de actuar de forma distinta a como lo hace con Venezuela y Nicolás Maduro e incluso de apoyar al mandatario nicaragüense. "No tendremos nunca ni dobles estándares ni dobleces", manifestó.

Con los 15 muertos registrados por la Policía, que reportó además 218 heridos, asciende a 39 la lista oficial de fallecidos desde que iniciaron las protestas el 17 de abril. Sin embargo, hasta el pasado 24 de mayo Amnistía Internacional (AI) cifraba ya en 83 las víctimas fatales del conflicto.

Por su parte, el no gubernamental Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) informó que 11 personas murieron y 79 más fueron heridas en los violentos sucesos del miércoles en distintas zonas del país.

Los episodios más graves ocurrieron en Managua, donde una gran manifestación opositora fue atacada por paramilitares armados. También hubo ataques y enfrentamientos en Chinandega (noroeste), Estelí (norte) y Masaya, al sureste de la capital.

En rueda de prensa con medios oficiales, el subdirector de la Policía, Francisco Díaz, dijo que entre los heridos figuran 36 agentes policiales "lesionados por armas de fuego".

Díaz atribuyó la violencia a "grupos delincuenciales" y afirmó que estos grupos atacaron en Managua el edificio del Ministerio de Economía Familiar, la oficialista Radio Ya y la sede de la financiera Caruna, ligada al gobierno.

La crisis inició con protestas estudiantiles pacíficas en rechazo a una reforma al Seguro Social que afectaba a miles de trabajadores y jubilados, pero se extendió debido a la violenta acción policial y de fuerzas de choque contra manifestantes desarmados.

Por su parte, la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) condenó las acciones de "grupos armados afines al gobierno contra la población civil" y advirtió que el diálogo nacional "no se puede reanudar" en esas condiciones.

"Queremos dejar claro que no se puede reanudar la mesa del Diálogo Nacional mientras al pueblo de Nicaragua se le siga negando el derecho a manifestarse libremente y continúe siendo reprimido y asesinado", dijeron los obispos en un comunicado.

"Hemos vivido con profundo dolor los acontecimientos violentos perpetrados la noche de ayer por grupos armados afines al gobierno contra la población civil", señaló la CEN, que sirve como mediadora y testigo del diálogo.

El diálogo nacional se instaló el 16 de mayo y se suspendió dos días después, debido a la falta de acuerdos en la agenda a discutir por el gobierno y la Alianza Cívica, integrada por estudiantes, empresarios y sociedad civil.

Una comisión mixta de seis personas, formada por sugerencia de la CEN para buscar un consenso, había acordado reanudar las conversaciones en plenario próximamente.

Mientras, la líder campesina Francisca Ramírez dijo que unos 2 mil pobladores rurales que habían participado en la marcha de Managua regresaron este jueves a sus comunidades. Los campesinos salieron, escoltados por sacerdotes, de la Catedral Metropolitana donde pernoctaron tras recibir amenazas de fuerzas paramilitares.

En tanto, el Parlamento Europeo "condenó la brutal represión e intimidación de manifestantes pacíficos en Nicaragua y pidió una reforma electoral que conduzca a elecciones justas y creíbles", según una declaración emitida.

La Eurocámara también demandó a Ortega "que autorice de inmediato una investigación internacional, transparente e independiente (sobre los crímenes ocurridos desde abril pasado) a fin de enjuiciar a los responsables".

Aprobada con 536 votos a favor, 39 en contra y 53 abstenciones, la declaración exigió además "el restablecimiento de la libertad de prensa y la libertad de expresión", así como "el fin al acoso a los periodistas".

jamj

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.