Una larga lista de escándalos de corrupción en Portugal

La detención del ex primer ministro socialista portugués por su relación con un caso de corrupción es el último de una lista de escándalos que ha auemntado significativamente en unos meses.
El ex primer ministro de Portugal, José Sócrates, abandona el Tribunal Central Criminal en un coche de la policía, en Lisboa
El ex primer ministro de Portugal, José Sócrates, abandona el Tribunal Central Criminal en un coche de la policía, en Lisboa (EFE)

Lisboa

La detención del ex primer ministro socialista portugués José Sócrates por su presunta relación con un caso de corrupción es el último de una lista de escándalos que ha aumentado significativamente en apenas unos meses.

- CASO SÓCRATES: Por primera vez en su historia, Portugal ve cómo es detenido un antiguo primer ministro. El que fue jefe del Gobierno socialista entre 2005 y 2011 fue arrestado la noche del 21 de noviembre en el aeropuerto de Lisboa, nada más llegar de París.

Se le considera sospechoso de delitos de fraude fiscal, blanqueo de capitales y corrupción. Según la Fiscalía, la operación se inició por la detección de "operaciones bancarias, movimientos y transferencias de dinero sin justificación". Un empresario, un abogado y el chófer de Sócrates también fueron detenidos.

- CASO "VISADOS DE ORO": Trama dedicada a la concesión de visados especiales a extranjeros, cuyos miembros presuntamente cobraban por agilizar y facilitar los trámites, en la que tres altos funcionarios del Estado fueron detenidos el pasado 13 de noviembre.

El ministro del Interior, Miguel Macedo, dimitió de su cargo -pese a no estar directamente envuelto en la investigación- tras haber sido relacionado con algunos de los cabecillas.

- CASO ESPÍRITO SANTO: El desplome del Grupo Espírito Santo -todavía en curso- se llevó por delante al banco BES, otrora joya de la corona de un imperio familiar con enorme peso e influencia en Portugal. El supervisor luso optó por intervenir la entidad a principios de agosto después de encontrar indicios de "prácticas de gestión gravemente perjudiciales" para el banco.

Los administradores del BES, encabezados por quien fue su presidente, Ricardo Salgado, fueron acusados de intentar salvar la caída del Grupo usando fondos del banco, a espaldas incluso del Banco de Portugal. Entre los "daños colaterales" del desplome del emporio se sitúa la operadora Portugal Telecom (PT), cuyo proceso de fusión con Oi fue puesto en riesgo.

- CASO "MONTE BRANCO": La operación fue iniciada en junio de 2011 con la que se desmanteló la considerada como mayor red de blanqueo de capitales y fraude fiscal detectada en Portugal, con conexiones con Suiza.

La estrategia se basaba en una pequeña casa de compra y venta de monedas del centro de Lisboa que pasaba totalmente desapercibida. Propiedad de Francisco Canas, se sospecha que era utilizada desde hace décadas por algunas de las mayores fortunas lusas para no pagar impuestos y llevar su dinero a cuentas helvéticas.

El ex presidente del BES y cara visible del Grupo Espírito Santo, Ricardo Salgado, fue detenido el 24 de julio por su presunta relación con este caso, aunque quedó en libertad horas después bajo fianza y está a la espera de juicio. El ex primer ministro José Sócrates fue vinculado también a esta investigación por la revista "Sábado", aunque posteriormente la Fiscalía aseguró que no se encontraba entre los implicados.

-CASO "FACE OCULTA": Iniciado en octubre de 2009, el proceso se alargó durante años. Un total de 36 personas fueron acusadas por participar en una red de tráfico de influencias para obtener tratos de favor en la adjudicación de concursos públicos en el sector de la gestión de residuos industriales. Entre sus líderes se encontraba Armando Vara, amigo de Sócrates y ex ministro del Gobierno del socialista António Guterres (1995-2002).

El ex secretario general de los socialistas también se vio implicado, ya que se interceptaron cinco conversaciones telefónicas y 26 mensajes con Vara. Según medios lusos, Sócrates hablaba entonces de crear un grupo de comunicación afín a sus intereses.

-CASO BPN: El Banco Portugués de Negocios (BPN), una entidad pequeña y de reducida clientela, fue nacionalizada en 2008 por el elevado riesgo de quiebra, según las autoridades, que censuraron la gestión opaca y deficiente de sus activos. Se calcula que su impacto en las cuentas públicas ronda los siete mil millones de euros.

-CASO FREEPORT: Iniciado por una denuncia anónima en 2004, las autoridades investigaron las licencias concedidas para la construcción de un centro comercial a las afueras de Lisboa -en una zona próxima a un espacio protegido- con José Sócrates como ministro de Medio Ambiente en la época en que fueron expedidas. El caso fue cerrado sin ningún culpable.

-CASO DE LOS SUBMARINOS: La Justicia lusa investigó sin resultado si en la compra de submarinos al consorcio alemán German Submarine Consorciumalor en 2004 por valor de mil millones de euros hubo sobornos de por medio. El hoy "número dos" del Gobierno, Paulo Portas, se vio salpicado por la polémica debido a su condición de ministro de Defensa en aquella época.

-CORRUPCIÓN MUNICIPAL: En los últimos quince años surgieron varios escándalos a nivel municipal. El más famoso fue el del antiguo alcalde de Lisboa, Antonio Carmona, que en 2007 fue investigado por un caso de corrupción urbanística, lo que derivó en la dimisión de sus concejales y la convocatoria de elecciones anticipadas.

Isaltino Morais, ex alcalde de Oeiras y condenado por fraude fiscal, y Fátima Felgueiras, quien era máxima responsable municipal de la localidad lusa de Felgueiras cuando optó por huir a Brasil al saber que iba a ser encarcelada por supuesta corrupción y malversación de caudales públicos, fueron otros casos destacados.