• Regístrate
Estás leyendo: La “célula de Tarragona” que buscaba golpear dos veces
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 16:39 Hoy

La “célula de Tarragona” que buscaba golpear dos veces

El grupo de 12 jóvenes tenía como estrategia principal atacar el centro de Barcelona con camionetas cargadas de gas butano, pero una falla lo obligó a optar por el atropellamiento masivo.

1 / 5
Publicidad
Publicidad

La tragedia ocurrida en Las Ramblas de Barcelona pudo haber sido “terriblemente mayor”. Los terroristas tenían la intención de atentar con furgonetas cargadas de bombonas de gas butano en pleno centro de la capital catalana.

Así lo dicen las primeras investigaciones de la policía catalana (Mossos’d Squadra), que prácticamente ha descartado que el ataque perpetrado el jueves, que dejó 14 muertos (más una mujer fallecida en Cambrils) y 126 heridos, fuera obra de un “lobo solitario”, como se les llama a los radicales que se adoctrinan a través de internet y que atentan por iniciativa propia sin recibir instrucciones de nadie, por lo que todo apunta a que los autores pertenecerían a una célula terrorista.

Una de las hipótesis más destacadas por los medios de comunicación españoles es que esta célula, bautizada por el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) como “célula de Tarragona”, habría tenido como objetivo atentar dos veces. Estaría compuesta por 12 personas (de entre 17 y 24 años), varios de ellos con vínculos familiares.

También se está investigando si algunos de sus integrantes son marroquíes “retornados”, es decir, personas que combatieron en Siria en las filas del grupo yihadista Estado Islámico (EI) y volvieron a Europa con instrucciones precisas de cómo y dónde atentar.

Fuentes de la investigación tienen claro que el atentado con la furgoneta atropellando a gente era la segunda opción. La primera habría sido llenar las dos camionetas con bombonas de gas y estrellarlas en el centro de Barcelona, lo que habría provocado una tragedia de extraordinaria magnitud.

Pero los hechos se habrían precipitado debido a que horas antes explotaron accidentalmente varias bombonas de gas, que dejaron un muerto y un herido, en una casa ubicada el poblado catalán de Alcanar (Tarragona).

Al inicio se dio a conocer que se trataba de un “laboratorio de drogas”, pero las investigaciones posteriormente confirmaron que no era tal y comenzaron las sospechas. Ahora se sabe que ese sitio era su base de operaciones.

En consecuencia, Moussa Oukabir, un joven de 17 años abatido —según fuentes de la investigación— en Cambrils en el atentado frustrado por la policía, habría abordado una de las dos furgonetas blancas con destino a Las Ramblas para perpetrar el ataque. Los otros cuatro abatidos tenían también orden de búsqueda y captura internacional.

Tras ver su fotografía en todos los medios de comunicación, Driss Oukabir, hermano de Moussa, se presentó voluntariamente en la comisaría para denunciar que supuestamente le habían robado su pasaporte.

Posteriormente ese documento apareció en la furgoneta que atropelló a la gente en Las Ramblas y que fue conducida, según las investigaciones, por Moussa, que tras el ataque salió del vehículo cubriendo su cabeza con una gorra. Ahora se sabe que después escapó a Cambrils donde, finalmente, fue abatido por la policía.

Hasta hace unos días este joven de origen marroquí y residente en España era muy activo en las redes sociales y se caracterizaba por un temperamento desenfrenado y su violencia verbal en algunos textos escritos por él mismo.

El adolescente, que usaba en las redes sociales el pseudónimo de @moussastreetboy, lanzó hace dos años un preocupante mensaje en la plataforma social Kiwi.

A la pregunta de una internauta sobre qué haría si fuese por un día “rey absoluto”, Oukabir afirmó: “Matar a los infieles y solo dejar a los musulmanes que sigan la religión”. Tenía 15 años cuando lanzó esta respuesta.

Pero su violencia verbal no únicamente quedó plasmada en esa frase. Un usuario de la misma red social le preguntó sobre qué haría si se enterara de que alguien le había mentido por más de un año y Moussa respondió: “Matarle de noche con una pistola”. A renglón seguido aclaraba: “Es broma”.

Moussa también mostraba en la misma página su odio a la religión católica. Una internauta le preguntó entonces dónde no viviría nunca y Moussa aclaró: “En el Vaticano”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.