El kirchnerismo triunfa en el principal distrito electoral: Buenos Aires

El jefe del gabinete de Cristina Kirchner, Aníbal Fernández, que aspira a ser gobernador de la provincia en las próximas elecciones de octubre, superó a su compañero de filas, Julián Domínguez.
El jefe de Gabinete argentino, Aníbal Fernández, vencedor en las primarias, fue involucrado con narcotraficantes mexicanos en la campaña
El jefe de Gabinete argentino, Aníbal Fernández, vencedor en las primarias, fue involucrado con narcotraficantes mexicanos en la campaña (EFE)

Buenos Aires

El kirchnerismo se impuso en las elecciones primarias del domingo al gobierno de la provincia de Buenos Aires, principal distrito electoral del país, con la candidatura del jefe del consejo de ministros, Aníbal Fernández, a la cabeza.

Con el 16 por ciento de los votos escrutados, el gobernante Frente para la Victoria (FpV) fue la fuerza más votada, al sumar un 38.6 por ciento de apoyos entre las dos listas presentadas, la encabezada por el jefe de ministros y la de su compañero de filas y contrincante en estas primarias, Julián Domínguez, presidente de la Cámara de Diputados.

Al superar a Domínguez, Aníbal Fernández se proclamó candidato definitivo del oficialismo para aspirar a la Gobernación de la provincia bonaerense, tradicional bastión peronista, en las generales de octubre. A seis puntos se quedó la aspirante de la conservadora Propuesta Republicana (Pro), María Eugenia Vidal, con un 32 % de votos.

La campaña electoral bonaerense desató una guerra interna sin precedentes en el seno del kirchnerismo. Aníbal Fernández acusó a su rival y compañero de filas de financiar un informe periodístico, difundido una semana antes de los comicios, en el que implicados en narcotráfico le vinculaban con operaciones de tráfico de drogas.

Tras una campaña anodina y carente de propuestas, el escándalo se metió de lleno en la agenda política. Con su victoria, el jefe de Gabinete quedó como el mejor posicionado para suceder en el gobierno provincial a Daniel Scioli, que se proclamó vencedor de las primarias por la Presidencia argentina.

De hecho, las primarias bonaerenses casi replicaron los datos de las generales, en las que se impuso Scioli, con cerca de un 36 por ciento, seguido del líder del Pro, Mauricio Macri, que cosechó un 31 por ciento a la cabeza de la alianza opositora Cambiemos.

Más de 32 millones de argentinos estaban convocados hoy a las urnas en unas elecciones primarias que dibujarán el nuevo mapa político del país y medirán las fuerzas de los aspirantes a la Casa Rosada en los comicios presidenciales de octubre.

Aunque su objetivo es definir a los candidatos de cada partido en una competencia interna, las primarias obligatorias constituyen, en la práctica, un termómetro para medir fuerzas ante las generales.