Las "kamikazes", arma mortal de Boko Haram

Cada vez son más los casos de mujeres reclutadas por los extremistas islámicos para cometer actos terroristas.
En la ciudad de Kano han cometido varios ataques suicidas.
En la ciudad de Kano han cometido varios ataques suicidas. (Reuters)

Lagos

El grupo islamista Boko Haram recurre a mujeres kamikazes que ocultan los explosivos debajo del velo islámico como nueva arma de terror en sus matanzas en el norte de Nigeria.

El domingo pasado, en la localidad de Azare, estado de Bauchi (nordeste), una mujer entró en un mercado y se hizo estallar, matando a por lo menos diez personas.

A más de 700 km de allí, en la ciudad de Konatogora, una mujer cometió días antes otro atentado suicida, y en julio hubo varios de este tipo en Kano que sembraron una verdadera psicosis.

“Normalmente el uso de mujeres kamikazes se corresponde con una fase de declive” del grupo extremista “y con problemas de reclutamiento”, afirma la especialista Elizabeth Pearson, del Nigerian Security Network (NSN).

“El uso de mujeres suele ser el último recurso (...) pero en este caso coincide con el mejor año de Boko Haram en términos de violencia y (número de) muertos”, asegura Pearson. Estos atentados suicidas, todos ellos cometidos fuera de los tres estados del nordeste donde el movimiento está más activo, hacen temer que el grupo active células durmientes en todo el país, afirma la especialista.

En Kano, las autoras de los atentados suicidas tenían entre 14 y 16 años y es muy probable que los explosivos fuesen detonados a distancia. En Azare, según varios testigos, la kamikaze estaba acompañada por dos hombres que intentaron huir cuando ella saltó por los aires.

La detención en julio, en el estado de Katsina (norte), de una niña de diez años con un cinturón de explosivos hace pensar que Boko Haram las alista por la fuerza. Ese mismo mes fueron detenidas tres mujeres que presuntamente se dedicaban al alistamiento y en agosto fue arrestado un hombre sospechoso de entrenar a mujeres kamikazes.

Debido a la corta edad de las kamikazes de Kano, los medios de comunicación temen que puedan formar parte de las más de 200 estudiantes secuestradas por Boko Haram en Chibok, estado de Borno, en abril pasado.

Un nigeriano que trabaja para una organización caritativa afirmó en septiembre, durante una audiencia ante la Cámara de Representantes de Estados Unidos, que una de las rehenes estaba implicada en los atentados de Kano.

Los atentados suicidas, un arma utilizada por algunos grupos como Al Qaeda, suelen ser obra de hombres, aunque ya ha habido mujeres kamikazes entre los Tigres Tamiles en Sri Lanka, los separatistas kurdos del PKK en Turquía o los chechenos.

Según numerosos investigadores, estas mujeres suelen cometer los atentados por motivos personales, para vengar la muerte de un marido, hermano o padre. Es el caso de las “viudas negras”, que representan un tercio de los kamikazes chechenos, explica el antropólogo Scott Atran.

En Sri Lanka, los Tigres Tamiles utilizaban mujeres porque son más fáciles de infiltrar, añade Atran, y ejemplifica con el asesinato en 1991 del ex premier indio Rajiv Gandhi.