Se hará justicia por crimen de periodista Jim Foley: Obama

“Nuestro mensaje para cualquiera que lastime a nuestra gente es simple: Estados Unidos no olvida, nuestro alcance es amplio, somos pacientes y se hará justicia”, dijo el mandatario, aunque ...
Obama habla con legionarios en la Conención Nacional de la Legión Americana, en Charlotte, Carolina del Norte
Obama habla con legionarios en la Conención Nacional de la Legión Americana, en Charlotte, Carolina del Norte (AFP)

Washington

El presidente estadunidense Barack Obama dijo hoy que el asesinato del periodista Jim Foley no quedará sin castigo y prometió que Estados Unidos actuará “donde se requiera” en el mundo para proteger a sus ciudadanos e intereses. “Nuestro mensaje para cualquiera que lastime a nuestra gente es simple: Estados Unidos no olvida, nuestro alcance es amplio, somos pacientes y se hará justicia”, dijo el mandatario al recordar al fotoperiodista independiente asesinado en Siria.

Hablando en Charlotte, Carolina del Norte, ante la Convención Nacional de la Legión Americana, recordó que su gobierno ha dado muestras de su determinación de perseguir a quienes han atentado contra el país y sus ciudadanos. “Vamos a continuar tomando acciones directas donde se requiera para proteger a nuestra gente y defender nuestro territorio”, advirtió.

"Hemos demostrado que una y otra vez vamos a hacer lo que sea necesario para capturar a aquellos que hacen daño a los estadunidenses, para perseguir a los que hacen daño a los estadounidenses", indicó Obama en relación al crimen de Foley.

Semanas atrás Obama anunció una campaña de ataques aéreos dirigidos en el norte de Irak con el propósito de detener el avance del grupo radical Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS), que ha asumido el control de amplias porciones de ese territorio. La semana pasada ISIS ejecutó a Foley, quien fue secuestrado dos años antes en Siria, en represalia por esa campaña, y advirtió de su determinación de ejecutar a otro periodista estadunidense que mantiene cautivo si esta continua.

Obama reconoció que erradicar “un cáncer como ISIS no será fácil ni rápido, pero tiranos y asesinos antes que ellos deben reconocer que esa visión de odio no es rival para la fuerza y esperanzas de gente unida a favor de la seguridad, dignidad y libertad”. La advertencia del mandatario se produjo en medio de reportes de que su oficina ha autorizado vuelos de reconocimiento sobre Siria en anticipación a la extensión de la campaña de ataques aéreos contra ISIS en ese teatro de operaciones.

Obama reafirmó igualmente su decisión de mantener la intervención de Estados Unidos en Irak limitada a la ofensiva aérea, al indicar que las tropas de combate, que salieron de esa nación en el 2013, no regresaran para pelear contra ISIS.

Sin embargo, la Casa Blanca, que llegó a estudiar la posibilidad de realizar ataques aéreos contra el Estado Islámico (EI) en Siria, descartó hoy cualquier coordinación con el régimen de Bashar el Asad en la lucha contra los yihadistas ultra-radicales.

"No hay ningún proyecto de coordinación con el régimen de Asad en momentos en que enfrentamos esta amenaza terrorista", dijo Josh Earnest, portavoz de la Casa Blanca. Y precisó que Obama no ha tomado una decisión sobre eventuales ataques en Siria.

Las declaraciones de Earnest coinciden con informaciones en las que fuentes de la región señalaron a la AFP sobre supuestos vuelos de aviones espía y de drones (aviones sin piloto) en Siria y la compartición de información sobre movimientos de los yihadistas en el terreno a través de canales rusos e iraquíes.

Ante la posibilidad de que Obama ordenara ataques contra el Estado Islámico similares a los llevados a cabo en Irak, el gobierno sirio declaró que estaría dispuesto a una acción coordinada contra las milicias islamistas, pero que cualquier ataque unilateral sería considerado como una violación de soberanía.

Earnest descartó cualquier coordinación con el régimen de Bashar al Asad, que Estados Unidos ni siquiera reconoce como legítimo y por ello descartó cualquier oferta de esfuerzo común para combatir "al terrorismo".

Desde hace dos semanas el gobierno de Washington bombardea posiciones del EI en Irak, principalmente en el sector de Mosul. Este contexto bélico sumado a la ejecución de Foley han aumentado la preocupación sobre el avance de los islamistas.

La portavoz del Departamento de Estado Jen Psaki subrayó que no se había adoptado una decisión con respecto a una acción militar en Siria, pero afirmó que cuando se trate de defender los intereses de Estados Unidos "no vamos a pedir permiso al régimen sirio".

Sobre la información de que "un país occidental dio al gobierno sirio listas de objetivos del Estado Islámico" en su territorio justo antes de los ataques de mediados de mes en Raga, Psaki sostuvo que el informe "no es exacto" y remarcó que "no estamos coordinando nada con el régimen".