Fijan juicio para sospechoso de masacre en Charleston

Autoridades federales fijaron el juicio de Dylann Roof, acusado de matar a nueve parroquianos negros y de tres intentos de asesinato en una Iglesia en Charleston, para julio del próximo año.
Dylann Roof fue arrestado en Carolina del Norte y posteriormente llevado a Charleston.
Dylann Roof fue arrestado en Carolina del Norte y posteriormente llevado a Charleston. (AP)

Charleston

El juicio al hombre blanco acusado de matar a nueve parroquianos negros en una iglesia en Charleston el mes pasado comenzará en julio del año próximo.

El juez J.C. Nicholson fijó el 11 de julio de 2016 como fecha para iniciar el juicio de Dylann Roof, de 21 años, acusado de nueve asesinatos y tres intentos de asesinato por los sucesos del 17 de junio.

Roof, vestido con ropa gris de presidio, asistió en silencio a la audiencia de 25 minutos el jueves, presenciada por un centenar de personas.

Se le entregaron copias de las actas de acusación y el defensor de oficio Ashley Pennington dijo que no pediría la libertad bajo fianza "basado en la totalidad de las circunstancias".

Nicholson dijo que Roof podría tratar de fugarse. Observó que lo capturaron a 400 kilómetros (250 millas) de distancia en Shelby, Carolina del Norte, al día siguiente de la matanza en la iglesia metodista episcopal Emanuel.

Las autoridades federales no han dicho si presentarán acusaciones de odio racial, aunque funcionarios del Departamento de Justicia dijeron que el tiroteo cumple con las condiciones jurídicas para declararlo crimen agravado por el odio racial.

La fiscal Scarlett Wilson dijo que se trata de "un posible caso para la pena capital", aunque el estado no ha dicho si pedirá la pena de muerte.

Los abogados de The Associated Press y otras compañías prensa pidieron que se revelen las actas policiales de la investigación. Nicholson dijo que no se revelarán antes del 22 de julio para dar tiempo a los fiscales, defensores y familiares a presentar objeciones.

Uno de los abogados, Taylor Smith, dijo luego a la prensa que los ciudadanos de Carolina del Sur y de Estados Unidos tienen acceso a información en poder de organismos públicos y que los medios se opondrán a que el juez limite el poder de funcionarios públicos de divulgar esa información.