Los jóvenes decidirán la viabilidad del 'Brexit'

Crece el temor de que triunfe el voto a favor, pese al cabildeo de Cameron, los sindicatos y organismos internacionales.
La apatía ante las urnas puede favorecer a los anti-europeos.
La apatía ante las urnas puede favorecer a los anti-europeos. (Neil Hall/Reuters)

París

Si los británicos, en especial los jóvenes, no son lo suficientemente numerosos al momento de asistir a las urnas el 23 de junio, el país podría romper las amarras con el continente. Las listas electorales fueron cerradas ayer, y el escaso entusiasmo para inscribirse entre los jóvenes, mayoritariamente hostiles al Brexit —la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea (UE)—, inquieta a los pro-europeos. Todas las encuestas muestran que los partidarios del Brexit están más determinados a votar que los electores que desean permanecer en la mancomunidad. Este desinterés podría precipitar al Reino Unido hacia la salida. A la inversa, una participación más alta beneficiará al campo del in. La diferencia entre el campo del in (permanencia en la UE) y la del out (salida) reflejada en los sondeos parece tan débil, que un ligero desplazamiento de votos podría hacer inclinar la balanza.

Según la comisión electoral, 30% de los jóvenes de menos de 25 años no se inscribieron para votar.

También los diez principales sindicatos del país publicaron el lunes una carta abierta en el periódico The Guardian haciendo un llamado a sus seis millones de adherentes a votar el 23 de junio para mantenerse en la UE.

“Después de numerosos debates, pensamos que las ventajas sociales y culturales de permanecer en la UE pesan más que las ventajas de una salida”, escriben los secretarios generales de los diez sindicatos, entre los cuales figuran los poderosos Unite, el principal sindicato de Gran Bretaña con un millón y medio de miembros del sector público, y Unison, el segundo en importancia también del sector estatal.

Los responsables de los sindicatos destacan que el trabajo realizado en los últimos 30 años con sus socios europeos permitió mejorar la protección de los derechos de los trabajadores. “Si el Reino Unido deja la Unión Europea no tenemos ninguna duda sobre el hecho de que las protecciones se verán amenazadas”, aseguran.

A menos de tres semanas del escrutinio que puede definir el destino de la isla, el promedio de los últimos seis sondeos realizados por el instituto What UK Thinks colocaba a los dos campos el domingo en igualdad perfecta con 50% de las intenciones de voto cada uno, sin incluir a los indecisos.

Caída de ingresos

Según el Tesoro británico, si el Reino Unido sale de la UE los británicos serán más pobres en 4 mil 300 libras cada uno (5 mil 500 euros) en promedio de aquí a 2030. Además, los precios de los transportes aumentarían 7.5% y el de las bebidas alcohólicas 7%, estima a su vez la London School of Economics. El primer ministro británico, David Cameron, asegura que la factura de los precios de los alimentos de una familia tipo aumentaría 280 euros por año. En cuanto al mercado inmobiliario, se vería “devastado”.

Desde hace algunos meses los británicos son bombardeados con cifras. El Tesoro británico publicó numerosos informes, todos muy pesimistas, sobre los riesgos de un Brexit. El gobierno del primer ministro conservador, David Cameron, también pidió la ayuda de numerosas instituciones contra el Brexit: la OCDE, el FMI, el Banco Mundial y el Banco de Inglaterra, que han hecho también sonar las alarmas junto a una cantidad impresionante de estudios, provenientes de las grandes instituciones financieras: UBS, BlackRock, Capital Economics… Las predicciones varían mucho, pero en su inmensa mayoría dicen la misma cosa: la economía británica se vería debilitada por una salida de la Unión Europea.