• Regístrate
Estás leyendo: John Kerry: el diplomático arte de seducir a los cubanos
Comparte esta noticia
Domingo , 09.12.2018 / 21:01 Hoy

John Kerry: el diplomático arte de seducir a los cubanos

Bastaron solo 12 horas, dos discursos públicos y caminar por las calles de La Habana para que el secretario de Estado de EU se echara al bolsillo a buena parte de los isleños.

Publicidad
Publicidad

En la primera visita a Cuba de un secretario de Estado de Estados Unidos en más de 70 años, John Kerry dio la impresión de estar dispuesto a seducir al mayor número posible de cubanos y al parecer lo logró, a juzgar por las opiniones de experimentados analistas y hasta de isleños para quienes la política no forma parte de sus vidas.

"Dan ganas de irle a dar un abrazo", escribió incluso el bloguero Harold Cárdenas, uno de los invitados al reciente Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba, al contraponer el "manejo de la comunicación política", del que hizo gala Kerry durante las 12 horas que permaneció en La Habana el 14 de agosto, con la posición de "nuestros funcionarios", a los que todavía hay que pedir "permiso", dijo, "para hablar sobre EU".

"Me preocupan muchas cosas con vista al futuro", escribió Cárdenas en su blog La Joven Cuba. "Los políticos estadunidenses han hecho de la comunicación política una ciencia, todavía aplican un embargo que nos limita nuestra economía, pero su discurso y su lenguaje corporal (el de Kerry) es tan preciso en provocar empatía, que dan ganas de ir a darle un abrazo".

Y acercándose a uno de los muchos resultados de esa visita, consideró que "el peligro de esto es que el discurso de Kerry puede disputarles los corazones y las mentes de la juventud cubana a nuestros representantes electos, más aun si tenemos en cuenta los problemas de liderazgo que venimos heredando desde hace un tiempo y todavía son tabú en los debates nacionales".

Durante su estancia en La Habana, Kerry habló a los cubanos en dos ocasiones: durante el acto de reapertura de la embajada de EU y en una conferencia de prensa con el canciller Bruno Rodríguez.

En ambos casos, hizo equilibrios políticos: "No hay nada que temer" de la aproximación entre Washington y La Habana, dijo, al tiempo que abogó por una "genuina democracia" para el país. En las dos oportunidades contó con transmisión en vivo de la radio y la televisión nacionales.

El tercer pronunciamiento se registró tras una recepción consagrada a la oposición interna, a la que solo fueron invitados periodistas que lo acompañaron desde Washington. "No hay ninguna manera de que el Congreso (de EU) vaya a levantar el embargo si (los cubanos) no se mueven respecto a temas de conciencia", comentó en ese contexto.

"Fue una puesta en escena bien calculada y dirigida al interior de EU", según las primeras evaluaciones hechas en la isla caribeña.

Entre las reacciones públicas estuvo también la del afamado artista Silvio Rodríguez, quien dijo querer confiar en la afirmación de Kerry de que Cuba y EU "ya no somos rivales ni enemigos, sino simplemente vecinos".

"Quisiera que Gandalf el blanco esgrimiera su bastón y de un golpe encantado borrara tantas oscuridades hechas y dichas" en más de medio siglo de confrontación, pero "tenemos cicatrices" y "todo lo que hagamos en lo adelante, abrirá o cerrará esas lesiones", advirtió Silvio, de 68 años, resumiendo en el personaje de El Señor de los Anillos de J.R.R. Tolkien el sentir de buena parte de su generación.

En tanto, el doctor en ciencias y ex investigador del Centro de Estudios sobre Asuntos de Seguridad Nacional Jesús Arboleya coincidió en que "a pesar de los años y el bastón que aún lo acompaña, (Kerry) se mostró dinámico y más efusivo que de costumbre, dejando una impronta de simpatía que contribuyó al éxito del evento".

"Ese señor es feo, pero tiene ángel, me gustó lo que dijo, y si volvemos a ser amigos yo creo que nos irá mejor", comentó por su parte Tania Martínez, peluquera de 35 años de edad, al exponer un punto de vista generalizado en La Habana.

Antes de abandonar Cuba, Kerry prometió que volvería para evaluar la marcha del deshielo, pero antes, en septiembre, lo hará otro de los ejes de esta nueva etapa, el papa Francisco, segundo momento importante para seguir calibrando hasta dónde la aproximación entre Washington y La Habana puede calar en la cotidianidad de los cubanos, que durante más de medio siglo vivieron a la espera de un ataque militar de EU.

"Quisiéramos que más que vecinos, fuéramos amigos. Siempre me sentí cercano al pueblo del norte, a sus canciones, a su cine, (...) a pesar de que, siendo casi un niño, tuve que aprender a manejar las armas para defenderme de sus políticos y sus militares", afirmó Silvio Rodríguez en su respuesta a Kerry.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.