Los inmigrantes no son el problema: liga obrera de EU

La mayor coalición sindical de Estados Unidos rechaza la política de Donald Trump de criminalizar, hacer chivos expiatorios y expulsar a indocumentados.

Washington

El Comité Ejecutivo Nacional de la American Federation of Labor-Congress of Industrial Organizations (AFL-CIO), la mayor coalición sindical de Estados Unidos con más de 12.5 millones de miembros, rechazó la política de la administración del presidente Donald Trump de criminalizar, hacer “chivos expiatorios” y deportar a inmigrantes.

La AFL-CIO sostuvo que los inmigrantes no son la fuente de los problemas de la economía estadunidense, sino una fuente crítica para poner límites al poder corporativo en EU.

“Esto no se logrará deportando a migrantes ni haciéndolos chivos expiatorios de este precario mercado laboral”, señaló la coalición sindical.

La resolución de la más poderosa coalición sindical de EU se produce una semana después que el presidente de la AFL-CIO, Richard Trumka, se reunió con Trump en la Casa Blanca.

Entre los asuntos que discutieron figuró el plan presidencial de infraestructura por un billón de dólares para crear empleos y la política comercial del nuevo gobierno estadunidense.

Aunque Trump y Trumka coinciden en sus críticas al Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) y al Tratado de Libre Comercio (TLC), mantienen discrepancias sobre la nueva propuesta de reforma al sistema sanitario.

“Millones de personas perderán su cobertura de salud gracias al plan introducido por los republicanos del Congreso”, denunció Trumka después de su reunión con el presidente estadunidense.

En el tema migratorio, el Comité Ejecutivo de la AFL-CIO señaló que sus esfuerzos para organizar y representar a todos los trabajadores han cobrado un mayor “sentido de urgencia” desde la toma de posesión de Trump.

“Los inmigrantes y refugiados están siendo criminalizados y aterrorizados en nuestros centros de trabajo y comunidades”, denunció la resolución.

La AFL-CIO señaló en ese sentido que los sindicatos estadunidenses perciben una “cultura del miedo” que existe ahora en todos los sectores de la economía estadunidense.

“Este miedo hace menos probable que los trabajadores inmigrantes reporten violaciones salariales y de horas de trabajo, o de las leyes de salud y seguridad, lo que erosiona las condiciones para todos”, dijo la coalición.

La AFL-CIO deploró que las políticas migratorias de la Casa Blanca empoderan a los empleadores para explotar a los trabajadores, al margen de su estatus.

MENOR COBERTURA

Dirigentes de la Agenda Nacional de Liderazgo Hispano (NHLA, por sus siglas en inglés) alertaron ayer que la reforma sanitaria promovida por líderes republicanos y apoyada por Trump será “desastrosa” para los hispanos, uno de los colectivos que más puede verse afectado por una menor cobertura.

En una teleconferencia, Héctor Sánchez, presidente de NHLA, coalición de líderes hispanos, dijo que se oponen a la American Health Care Act, la propuesta de ley promovida por el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, con el apoyo del mandatario estadunidense.

“Queremos pedir al Congreso que se oponga a esta ley”, dijo Sánchez, quien recordó que los 57 millones de hispanos residentes en EU pueden ser uno de los colectivos más afectados por una nueva ley, que reemplazará a la reforma del ex presidente Barack Obama, conocida popularmente como Obamacare.

Según estimaciones de la Oficina Presupuestaria del Congreso, en el primer año de aplicación de la reforma sanitaria republicana 14 millones de personas perderán su cobertura sanitaria.