Cuba reacciona ante infiltración de EU

El Departamento de Estado responde a la agencia AP sobre sus planes contra la isla.

La Habana

El gobierno de Cuba reaccionó ayer con cautela a las nuevas revelaciones de la agencia de noticias Associated Press (AP) sobre la infiltración en la isla desde 2009, bajo supervisión de la Agencia Internacional para el Desarrollo de Estados Unidos (Usaid), de jóvenes latinoamericanos para promover una rebelión en el país.

La Usaid negó el carácter secreto de la operación, segunda revelada por la AP desde abril, y acusó a la agencia estadunidense de "hacer afirmaciones sensacionalistas contra los activistas en áreas de ayuda humanitaria que apoyan los programas de la sociedad civil y la lucha para dar voz a las aspiraciones democráticas".

La AP informó el domingo que la nueva operación en Cuba implicó el reclutamiento de jóvenes latinoamericanos, quienes ingresaron a la isla como turistas para organizar grupos opositores al gobierno y usaron como pantalla la creación de programas cívicos y de prevención de salud.

El contacto con el exterior se hacía en clave. "Tengo dolor de cabeza", significaba que el remitente era vigilado por la policía y "su hermana está enferma" era la orden de salir pronto de Cuba.

Las revelaciones provocaron ayer críticas y elogios dentro y fuera de Cuba y de EU, si bien algunos cubanos que supieron del proyecto por la televisión estatal lo objetaron y no se mostraron sorprendidos. Otros apoyaron los esfuerzos realizados por la Usaid para "ayudar a la sociedad civil" en la isla.

Estas reacciones coincidieron con una declaración del abogado del contratista de la Usaid, Alan Gross, preso en Cuba desde 2009, acusado de armar "redes clandestinas de infocomunicaciones.

El abogado de Gross, de 65 años, condenado a 15 años de cárcel (hasta 2026), dijo que busca negociar una solución humanitaria con EU, ya que su cliente "no puede soportar mucho más" estar en cautiverio y envió una carta de despedida a su esposa e hijas bajo un gran "deterioro emocional".