Indocumentados en EU dejan de reportar delitos

Temen ser deportados, refieren abogados defensores. Muchos casos tienen que ver con abuso sexual y violencia doméstica.
En Texas se promulgó la ley SB4 que obliga a los policías a cuestionar el estatus migratorio de los detenidos.
En Texas se promulgó la ley SB4 que obliga a los policías a cuestionar el estatus migratorio de los detenidos. (Lucy Nicholson/Reuters)

Dallas

Los inmigrantes en Estados Unidos tienen miedo de llamar a la policía, presentar cargos y les aterra la posibilidad de testificar en un juicio ante el temor de que autoridades federales de inmigración los detecten, detengan y deporten, según resultados de una nueva encuesta nacional.

El sondeo, realizado por el Centro de Justicia Tahirih, una organización nacional que provee ayuda legal a inmigrantes, cuestionó a 715 abogados y activistas defensores de victimas en 46 entidades, sobre cómo el cambio en las políticas de inmigración ha afectado el reporte de crímenes de los inmigrantes.

El 78 por ciento de los abogados y defensores reportaron que los inmigrantes sobrevivientes de un crimen han expresado su preocupación por contactar a la policía.

Asimismo, tres de cada cuatro de los encuestados informaron que los inmigrantes tienen preocupaciones acerca de acudir a las cortes por un asunto relacionado con el delincuente o abusador.

En un dato más grave, 43 por ciento de los abogados de inmigrantes dijeron que se han visto forzados a abandonar alguna denuncia o caso porque sus clientes temían continuar con los mismos, ante la posibilidad de ser detectados por las autoridades migratorias.

El estudio reveló que muchos de los delitos que se están dejando de reportar están relacionados con abuso sexual y violencia doméstica.

"Las leyes y políticas disuaden a los inmigrantes víctimas de un delito de llamar al número de emergencias 911 y les crea una opción imposible para ellos: deben callar y en muchos casos permanecer con sus abusadores o correr el riesgo de ser deportados", dijo Archi Pyati, jefe de políticas y programas del Centro de Justicia Tahirih.

En Texas, donde a principios de este mes se promulgó la ley SB4 que obliga a los policías aplicar ciertas leyes de inmigración y a cuestionar el estatus migratorio de las personas a las que detienen, los propios departamentos de policía han advertido sobre las consecuencias negativas de este tipo de medidas.