• Regístrate
Estás leyendo: Independentistas ganan en escaños, pero no en votos
Comparte esta noticia
Jueves , 24.05.2018 / 21:54 Hoy

Independentistas ganan en escaños, pero no en votos

Los nacionalistas liberales de Artur Mas se quedan a 6 asientos de la mayoría absoluta en el parlamento; deben pactar con la izquierda radical del CUP, que rechaza al presidente regional.

Publicidad
Publicidad

Agencias

El independentismo se impuso en las elecciones regionales de Cataluña, convertidas en un plebiscito de facto sobre la independencia. Pero lo hizo solo en diputados, sin lograr mayoría absoluta en votos, aunque se ve legitimado para seguir con el proceso de desconexión de España.

"Hemos ganado", proclamó el jefe del gobierno regional, Artur Mas, por la noche. "No aflojaremos. Hemos ganado con todo en contra, y esto nos da una enorme fuerza y una gran legitimidad para tirar adelante este proyecto", defendió.

Junts pel Sí (Juntos por el Sí), la candidatura en la que Mas agrupó a las principales fuerzas secesionistas y a personas procedentes de movimientos civiles independentistas, logró 62 de los 135 diputados del Parlamento regional. Mas había fijado en 68 diputados secesionistas el mínimo para proseguir el proceso de desconexión de España, sin importar el porcentaje de sufragios recibidos.

La formación del nuevo gobierno y la investidura del propio Mas quedan ahora en manos de la CUP, el partido antisistema de izquierdas que rechazó unirse a la candidatura de unidad y que logró 10 diputados en estos comicios. La CUP quiere la separación de España, pero no al liberal Artur Mas como jefe del ejecutivo.

Juntas, las dos listas suman 72 escaños, cuatro encima de la mayoría absoluta, pero no llegan siquiera al 48 por ciento de los votos. Fuentes del gobierno conservador de Mariano Rajoy consideraron que Mas fracasó en su estrategia.

"Quienes han ganado en escaños y no en votos el plebiscito lo han perdido, porque hay una mayoría de catalanes que no quiere la independencia, pero que sí quiere abrir un tiempo de convivencia, diálogo y de reforma en el conjunto del país", dijo a su vez el líder del Partido Socialista (PSOE), Pedro Sánchez.

El secesionismo se ve sin embargo legitimado para mantener el mayor desafío que ha vivido el Estado español en 40 años de democracia, y proseguir el camino hacia la proclamación de la independencia creando en los próximos meses las bases de un nuevo país.

Mas habló desde el principio de un plazo máximo de año y medio, pero ahora puede ser que sea otro el que encabece el gobierno e concertación por el rechazo de la CUP. De no ser Mas, el nombre que más suena es el de Oriol Junqueras, líder de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), integrada junto a Convergència, el partido de Mas, en Junts Pel Sí.

La afluencia a las urnas fue masiva y rompió los récords históricos locales. Votó 77.4 por ciento de los 5.5 millones de catalanes estaban llamados a hacerlo. Son casi 10 puntos más que en los comicios de 2012, los de mejor marca.

Cataluña es la región más rica de la cuarta economía de la Eurozona justo cuando ésta deja atrás la crisis y crece a velocidad de crucero. Sin Cataluña, España perdería 25 por ciento de sus exportaciones, 19 por ciento de su producto interno bruto, 16 por ciento de su población, su principal puerta a Europa y su principal destino turístico.

Rajoy y su gobierno insisten en su rechazo a dividir España, que en diciembre tendrá elecciones legislativas que podrían alterar notablemente el mapa político.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.