Podemos impulsa asamblea para referendo catalán

El líder de la coalición, Pablo Iglesias, planteó celebrar una asamblea para dirigir al gobierno español un manifiesto que lo emplace a dialogar con el ejecutivo catalán.
Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, es el líder político de moda en España por el espectacular ascenso de su partido
Pablo Iglesias, líder de la formación Podemos. (AFP)

Madrid/Barcelona

En medio de la tensión generada por la convocatoria de un referendo soberanista unilateral en Cataluña, la coalición izquierdista española Unidos Podemos lanzó una propuesta al resto de fuerzas políticas con el objetivo de negociar una consulta pactada con el Estado español en la región.

El líder de la coalición, Pablo Iglesias, planteó celebrar una asamblea para dirigir al gobierno español un manifiesto que le emplace a dialogar con el Ejecutivo catalán. La idea es que acudan a ella representantes de los partidos y alcaldes de grandes poblaciones.

TE RECOMENDAMOS: Alcaldes se reúnen para apoyar referéndum catalán 

El partido izquierdista Podemos y sus fuerzas afines plantean desde hace tiempo un referendo pactado y con garantías en Cataluña para poner solución a la situación que vive la región española, dividida al 50 por ciento en el debate sobre su independencia.

La formación, nacida en 2014, es muy crítica con la postura adoptada por el gobierno de Mariano Rajoy ante el desafío independentista impulsado por el Ejecutivo de Cataluña. Iglesias aseguró que sus medidas para frenar el referendo unilateral del 1 de octubre, prohibido por la Justicia, "amenazan la convivencia democrática".

"Pensamos en la situación de conflicto que hay entre el gobierno del Estado y la Generalitat (gobierno catalán) requiere diálogo y soluciones políticas democráticas para afrontarlo", dijo.

Tanto el Partido Socialista (PSOE), que aboga por una reforma de la Constitución española para dar un nuevo encaje a Cataluña dentro del Estado español, como el partido liberal Ciudadanos rechazaron la iniciativa de Podemos.

La tensión aumenta día a día en Cataluña a medida que se acerca el 1 de octubre, fecha fijada para la celebración del referendo sobre la independencia que prometió hace más de un año el gobierno catalán.

El Tribunal Constitucional suspendió hace unos días su convocatoria a instancias de un recurso planteado por el gobierno de Rajoy y, desde entonces, el Estado hace todo lo posible para impedir su celebración.

La Fiscalía dio orden a la Policía de actuar ante cualquier acción dirigida a la organización del referendo y se querelló contra los miembros del gobierno catalán que firmaron su convocatoria.

TE RECOMENDAMOS: Nadal desaprueba separación de Cataluña de España 

Desde el inicio de la campaña de la consulta, en la noche del pasado jueves, las fuerzas de seguridad intervinieron en torno a 1.5 millones de carteles y folletos que llaman a la participación.

La Justicia también ordenó en los últimos días el cierre de páginas web relacionadas con la supuesta votación del 1 de octubre.

Además, la Agencia Española de Protección de Datos inició los trámites para investigar un posible acceso ilícito a bases de datos estatales para la creación de un censo electoral para la votación.

El gobierno catalán de Carles Puigdemont, por su parte, recurrió ante el Tribunal Supremo español la intervención de sus cuentas por parte del Ejecutivo español, que pretende así impedir el desvío de fondos para financiar el polémico referendo.

El plan del Ejecutivo catalán es proclamar de forma inmediata la independencia de la región si la votación se celebra y en ella gana el "sí".


jamj