Vaticano prohíbe esparcir las cenizas de los muertos

Las personas que deseen que sus restos sean esparcidos no podrán tener funerales católicos, según una nueva “instrucción” aprobada por el papa Francisco.

Ciudad del Vaticano

La cremación es tolerada por la Iglesia católica, pero las cenizas de los muertos deben ser preservadas en los cementerios, y queda prohibido para los católicos convertir las cenizas de los muertos en piezas de joyería u otros artículos, conservarlas en sus casas o dispersarlas en la naturaleza, de acuerdo con nuevas normas emitidas por el Vaticano.

Se trata de la instrucción Ad resurgendum cum Cristo (Para resucitar con Cristo), redactada por la Congregación para la Doctrina de la Fe con recomendaciones acerca de la sepultura de los difuntos y la conservación de las cenizas en caso de cremación.

Las instrucciones fueron divulgadas poco antes del Día de Difuntos, 2 de noviembre, en el cual los fieles recuerdan a sus muertos y oran por ellos, también para recalcar la importancia que tiene la muerte y la resurrección para los católicos.

TE RECOMENDAMOS: Abren al público la residencia de verano del Papa 

"No está permitida la conservación de las cenizas en el hogar", ni "su dispersión en la naturaleza", o tenerlas como recuerdos conmemorativos, según las nuevas disposiciones, presentadas ante la prensa por el cardenal alemán Gerhard Ludwig Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Al depositar las cenizas en los cementerios o lugares sagrados, "se evita el riesgo de que los muertos sean olvidados por sus familias y por la comunidad cristiana", explicó a la prensa el cardenal alemán, cuyo cargo suele ser llamado guardián de la fe.

"También se evita posibles descuidos y falta de respeto por parte de las generaciones sucesivas", recalcó Müller.

Durante la mayor parte de su historia, la Iglesia católica solo permitió el entierro con el argumento de que expresaba mejor la esperanza en la resurrección, pero en 1963, el Vaticano autorizó explícitamente la cremación siempre que no implicara una negación de la fe en la resurrección.

Precisó que las autoridades eclesiásticas no pueden permitir actitudes y rituales que impliquen conceptos erróneos de la muerte, como momento de fusión con la madre naturaleza o con el universo, o como una etapa en el proceso de reencarnación.

La Iglesia, según una antigua tradición, "recomienda insistentemente" que los cadáveres deben ser sepultados en los cementerios u otros lugares sagrados, pero no prohíbe que sean cremados, una práctica que reconoce "se ha difundido notablemente en muchos países, pero que también ha estado acompañada por la propagación de ideas que están en desacuerdo con la fe", dijo.

En casos "excepcionales y graves" los obispos locales pueden conceder el permiso de conservar las cenizas en el hogar, como es el caso de las zonas de guerra, donde se dificulta la sepultura.

También aclaró que la Iglesia prohíbe claramente y en forma rotunda que las cenizas se conviertan "en recuerdos, joyas u otros objetos" así como su distribución entre parientes.

TE RECOMENDAMOS: Maduro y oposición acuerdan mesa de diálogo para superar crisis 

El texto del Vaticano reitera la posición tradicional de la Iglesia, que recomienda que los cuerpos de los fallecidos sean enterrados en cementerios o santuarios.

Con ello se anima "el recuerdo y la oración por parte de la familia y de la comunidad cristiana".

Para evitar cualquier "malentendido panteísta, naturalista o nihilista", estableció que tampoco está permitido la dispersión de los restos en el aire, en la tierra, en el agua o en cualquier otra forma.

"En el caso de que el difunto hubiera dispuesto la cremación y la dispersión de sus cenizas en la naturaleza por razones contrarias a la fe cristiana, se le han de negar las exequias, de acuerdo con la norma del derecho", advierte el documento.

Por lo tanto las personas que deseen que se haga ello con sus resto no podrán tener funerales católicos, según la "instrucción" aprobada por el papa en marzo y divulgada siete meses después.

La cremación, por otro lado, es "poco natural" y "brutal" para los familiares del difunto, insistió ante la prensa al padre Serge-Thomas Bonino, secretario de la Comisión teológica internacional.

Para ese teólogo francés, "la incineración es una forma de privatización de la muerte que no permite a la familia acostumbrarse progresivamente a la pérdida" del ser querido.

aer/eom