Van 11 muertos por 'Matthew'; se dirige a Bahamas

El huracán categoría tres devastó Haití y República Dominicana, donde murieron más de una decena de personas. Tras su paso por Cuba, va hacia Bahamas; Florida se mantiene en alerta.
En Haití, el huracán provocó inundaciones sobre todo en las zonas de escasos recursos del país.
En Haití, el huracán provocó inundaciones sobre todo en las zonas de escasos recursos del país. (AFP)

Petit-Goave, Haití

El huracán 'Matthew' se abrió paso hacia el sur de Bahamas con sus potentes vientos en la madrugada de hoy tras devastar la península suroccidental de Haití, una zona rural y pobre que fue la más afectada por las inundaciones.

TE RECOMENDAMOS: Florida: Autoridades recalcan riesgo por huracán 'Matthew'

Al menos 11 personas fallecieron por la potente tormenta durante su travesía de una semana en el Caribe, cinco de ellas en Haití.

Horas después de que 'Matthew' barrió la remota zona con vientos de 233 kilómetros por hora, los responsables del gobierno dijeron que no estaban en situación de valorar el impacto de la tormenta sobre el vulnerable país, con tendencia a inundaciones y donde fenómenos menos potentes mataron a miles de personas en el pasado.

"Lo que sabemos es que muchas, muchas casas han sido dañadas. Algunas perdieron los tejados y tendrán que ser reemplazadas, mientras que otras resultaron totalmente destruidas", dijo François Anick Joseph, ministro del Interior.

La tormenta llegó al extremo oriental de Cuba el martes por la noche, una región poco poblada donde no se informó de daños de inmediato. Más tarde, el centro de la debilitada pero todavía poderosa tormenta regresó a aguas abiertas. Expertos dijeron que antes del amanecer del miércoles el ojo de 'Matthew' estaba unos 110 kilómetros al norte-noroeste del extremo oriental de Cuba.

TE RECOMENDAMOS: Cuba enfrenta a 'Matthew' con su sistema antidesastres

A las 05:00 horas, el huracán tenía vientos sostenidos máximos de 205 kilómetros por hora y se movía en dirección a Bahamas. Los meteorólogos dijeron que el sureste del país ya registraba condiciones de tormenta tropical a primera hora del día y se espera que la climatología asociada al paso del huracán se desarrolle en las próximas horas.

El primer ministro de Bahamas, Perry Christie verbalizó la preocupación por el posible impacto del meteoro en el archipiélago, ubicado al este de Florida.

"Estamos preocupados porque no podemos controlar la naturaleza", manifestó.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos en Miami dijo que los vientos de 'Matthew' disminuyeron ligeramente durante la noche, lo que hizo que pasara de categoría 4 a una potente tormenta de categoría tres.

Los expertos advirtieron además que este de fluctuaciones en la intensidad estaban previstos y que sigue siendo una tormenta peligrosa y potente.

La preocupación aumentó también en la costa este de Estados Unidos, a donde se espera que llegue la tormenta tras dos días cruzando Bahamas.

Residentes en la zona acudieron a supermercados, gasolineras y tiendas de bricolaje para comprar alimentos, agua, paneles de madera, lonas, pilas y propano.

La gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, anunció que emitirá una orden de evacuación para que un millón de personas puedan abandonar la costa. La Cruz Roja mantiene en alerta a sus voluntarios en la zona.

Por su parte, el gobernador de Florida, Rick Scott, instó a los residentes a prepararse para la posibilidad de un impacto directo y almacenar comida, agua y medicamentos para tres días. La Casa Blanca dijo que llevó suministros de emergencia a zonas en el sureste.

Mourad Wahba, representante adjunto especial del secretario general de las Naciones Unidas ante Haití, dijo que al menos hay 10 mil personas en refugios, mientras que los hospitales estaban saturados y quedándose sin agua. En su comunicado, Wahba dijo que la destrucción que dejó el paso del meteoro "es la mayor crisis humanitaria" en Haití desde el devastador terremoto de enero de 2010.

'Matthew' dejó la península sur de Haití aislada del resto del país. Un puente en el poblado inundado de Petit Goave quedó destruido, lo cual impide viajar por tierra al suroeste. La radio local indicó que el agua llegaba al hombro de los habitantes en partes de la ciudad de Les Cayes.

Milriste Nelson, un campesino de 65 años de edad del pueblo de Leogane, dijo que sus vecinos huyeron cuando el viento arrancó el techo de metal de su vivienda. En su propio patio humilde quedaron desparramadas las frutas de las que él depende para ganarse la vida.

"Los árboles de bananos, los mangos, todo arruinado", comentó Nelson. "Este país va a caer aún más en la miseria".

Las autoridades haitianas habían tratado de evacuar a los residentes de zonas vulnerables antes de la llegada de la tormenta, pero muchos fueron renuentes a abandonar sus escasas propiedades. Algunos buscaron albergues sólo cuando ya tenían encima lo peor del huracán.

Antes de que las comunicaciones por teléfono celular quedaran interrumpidas en el poblado suroccidental de Jeremie, un habitante describió haber visto a personas presas del pánico que no evacuaron sus hogares costeros y buscaban refugio desesperadamente al amanecer.

"Algunas personas que vivían junto al mar están caminando con sus cosas a través de calles inundadas en busca de algún lugar a donde ir", dijo Iralien St. Louis, un fotógrafo que se resguardó en su vivienda.

Se esperaban entre 381 y 635 milímetros de lluvia, y hasta mil 010 milímetros en lugares aislados, junto con olas de hasta tres metros de altura.

AFC