• Regístrate
Estás leyendo: Hoy, en Florida, nuevo duelo republicano antes de decisivas primarias
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 13:48 Hoy

Hoy, en Florida, nuevo duelo republicano antes de decisivas primarias

El debate que esta tarde (19:30 hora de México) sostendrán los aspirantes republicanos en Miami, con Trump de líder en los sondeos, es decisivo ante las primarias del martes, en Florida, Ohio e Illinois.

Publicidad
Publicidad

Los aspirantes republicanos a la Casa Blanca convergen hoy en Florida para un debate antes de unas decisivas primarias en el estado, en las que se juega la vida el senador de origen cubano Marco Rubio frente al líder Donald Trump.

Florida, tercer estado más poblado del país y con 25% de sus habitantes hispanos, tendrá sus primarias el martes, junto a Ohio e Illinois. Los tres grandes estados otorgan todos los delegados en juego al ganador, y no de manera proporcional, por lo que muchas personas en el partido ven la jornada como la última oportunidad de detener a Trump.

Pero el grandilocuente magnate llega envalentonado al debate en la Universidad de Miami, Florida (sureste), que comenzará a las 20:30 hora local (19:30 hora de México, 01:30 hora GMT del viernes), punteando las encuestas del estado en el que es dueño de varios campos de golf y otras propiedades.

Tras seis semanas de primarias, el hombre de negocios de 69 años marcha a la cabeza con 461 delegados de los 1,237 requeridos para obtener la nominación presidencial en la convención republicana en julio, según un conteo de CNN, por encima del senador ultraconservador Ted Cruz (360), Marco Rubio (154) y el gobernador de Ohio, John Kasich (54).

Guerra sin cuartel

El martes que viene habrá en total primarias en cinco estados (Florida, Ohio, Illinois, Missouri y Carolina del Norte), que repartirán 358 delegados. "Si gano los dos, se acaba la carrera", fanfarroneó Trump, en referencia a Florida y Ohio, estados en los que Rubio y Kasich se juegan su supervivencia.

La campaña de Rubio, hijo de inmigrantes cubanos nacido en Miami hace 44 años, se ha visto obligada a desmentir rumores de que estaría por tirar la toalla ante los sondeos adversos en Florida. "No me retiraré, ganaremos Florida", señaló Rubio a la cadena Fox News.

Pero Rubio tiene una tarea titánica por delante, con tan solo dos pequeñas victorias en 24 primarias y con una diferencia de 23 puntos por detrás de Trump según una última encuesta de Fox News.

Los republicanos antiTrump han invertido enormes recursos desde la semana pasada en propaganda contra el magnate, resistido por las élites del partido, pero sin mayores resultados.

Pese a los ataques en su contra de personalidades conservadoras como Mitt Romney, excandidato presidencial en 2012, el multimillonario de 69 años ganó tres de cuatro primarias realizadas el martes pasado.

Los dichos polémicos de Trump han ofendido a mexicanos, musulmanes y mujeres, entre otros, pero el magnate asegura que podrá ser una figura unificadora que lleve de vuelta a su partido a la Casa Blanca.

Rubio insta a no regalar triunfo a Trump

Mientras, el aspirante a la candidatura republicana a la Casa Blanca Marco Rubio reiteró que no está pensando en abandonar la carrera sino en ganar en Florida y pidió a los seguidores de Ted Cruz y John Kasich en este estado que voten por él "para no regalar el voto" a Trump.

"Estoy pensando ciento por ciento en ganar", dijo el senador Rubio, nacido hace 44 años en Miami de padres cubanos, en una entrevista en español en el programa de la cadena Telemundo "Enfoque con José Díaz-Balart", que se emitirá este domingo y fue adelantada a Efe.

Así respondió cada vez que su entrevistador le preguntó por la posibilidad de que anuncie su retirada si no gana en las primarias republicanas de Florida este 15 de marzo. Rubio llamó a los floridanos a votar por él y especialmente a los seguidores de Cruz y Kasich, pues, a su juicio, votar por ellos en Florida equivale a votar por Trump.

También de una manera indirecta le pidió apoyo a Jeb Bush, ex gobernador de Florida, que fue aspirante en esta misma campaña, aunque renunció en febrero por falta de respaldo popular.

Después de 28 elecciones primarias y "caucus" (asambleas populares) para definir el candidato del Partido Republicano en las presidenciales del 8 de noviembre, Rubio tiene en su haber solo dos victorias y 154 delegados y está situado en un tercer lugar, por detrás de Trump y de Cruz, también de origen cubano.

El senador por Florida, que representa en estas primarias al aparato de su partido, argumentó en la entrevista que aún puede remontar, aunque las encuestas coinciden en que Trump es el favorito para ganar en Florida.

"Si ganamos la Florida, eso cambia por completo la campaña y nos da la energía para seguir hasta el final", dijo Rubio, quien a preguntas sobre qué hará si pierde respondió que por ahora no aspira a ser candidato a vicepresidente de alguno de sus contendientes, sino en ser presidente de EU.

Sobre si estaría dispuesto a unirse a Ted Cruz para combatir a Trump dijo que "ese tipo de arreglos es fantasía política que la gente tiene" y que las cosas no funcionan en la campaña como retrata la serie televisiva "House of Cards". En cualquier caso, reconoció que si perdiese en Florida sería "un día muy malo", lo mismo que si ganase Donald Trump, "pero eso no va a pasar", dijo.

Al igual que en Ohio, donde también se celebran primarias republicanas el 15 de marzo, en Florida, el ganador, aunque sea por un voto, recibe los 99 delegados que están en juego, un número importante para lograr los 1,237 necesarios para ser nominado antes de la Convención Nacional del partido.

Rubio, profesor de la Universidad Internacional de Florida (FIU), donde tuvo lugar la entrevista, aunque ahora de permiso, se pronunció a favor de poner bajo control la inmigración ilegal en EU, lo que a su juicio es "la llave" para poder acometer una reforma migratoria integral, para la que no hay ni el apoyo ni los votos necesarios en el Congreso, según dijo.

Sobre Cuba, el país del que sus padres emigraron a EU, dijo que si la aspirante demócrata Hillary Clinton llega a la Casa Blanca va a mantener la misma política de concesiones que, a su juicio, aplica el presidente Barack Obama hacia la isla. Una política que, según dijo, no ha beneficiado al pueblo cubano sino al régimen de los Castro, que "no ha hecho ningún cambio" que permita transitar al país hacía la democracia.

Comparó el caso de Cuba con el de Myanmar, un régimen dictatorial con el que EU negoció una normalización de relaciones y hoy hay cierta apertura, con la oposición controlando el Parlamento. "A Cuba no se le ha pedido eso", indicó Rubio.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.