Peritos contratados por familia de Nisman dicen que fue asesinado

"A Nisman lo mataron y su muerte merece respuesta por parte de las instituciones" dijo Sandra Arroyo Salgado, litigante del caso y ex esposa del fiscal argentino. 

Buenos Aires.

Peritos contratados por la familia del fiscal argentino Alberto Nisman concluyeron que fue asesinado "sin lugar a dudas" y descartaron la hipótesis del suicidio, una de las que investiga la justicia.

"A Nisman lo mataron y su muerte es un magnicidio de proporciones desconocidas que merece respuestas de parte de las instituciones", dijo en una rueda de prensa la jueza Sandra Arroyo Salgado, ex esposa de Nisman y una de las querellantes en la investigación sobre su muerte.

Al presentar un exhaustivo análisis de la autopsia y peritajes complementarios sobre el arma de la que salió el disparo que mató al investigador y el lugar donde se produjo su muerte, la jueza afirmó que se "descartan con contundencia el suicidio y el accidente" como causas de la muerte.

"Sólo podemos concluir que Nisman fue víctima de un homicidio sin lugar a dudas", acotó Salgado. Agregó que la investigación que lleva adelante la fiscal Viviana Fein "no ha podido comprobar la única hipótesis que vino encarando. El suicido no puede ser acreditado por la simple razón de que Nisman no se suicidó sino que lo mataron".

Un informe oficial preliminar señaló que se descartaba la participación de una tercera persona en el hecho, pero la fiscal Fein aún no ha llegado a determinar si Nisman fue asesinado, se suicidó voluntariamente o fue víctima de un suicidio inducido.

Tras conocerse el informe de Arroyo Salgado la fiscal Fein sostuvo en una entrevista con Radio Nacional que "fuera de los informes técnicos y médicos hasta el día de hoy, fuera de esta presentación de Arroyo Salgado, nada me permite afirmar de manera categórica que fuera un homicidio o un suicidio. Nada".

Agregó que, "por lo tanto tengo que evaluar las consideraciones de peritos de parte. También las del cuerpo médico forense (oficial). Luego evaluaremos de las dos posturas cuál es la asertiva".

Nisman, de 51 años, fue hallado muerto el 18 de enero en su apartamento, cuatro días después de presentar una denuncia contra la presidenta Cristina Fernández como presunta ideóloga de un plan para encubrir a los sospechosos iraníes de un atentado contra un centro judío en 1994.

Al ir desmenuzando cada uno de los puntos del informe, Arroyo Salgado, quien tuvo dos hijas con Nisman, mostró la principal diferencia con la autopsia oficial efectuada al fallecido fiscal al señalar que ésta indicaba que tenía espasmo cadavérico en la mano de derecha. Al respecto, puntualizó que "ese signo (de espasmo) no existió" en el cuerpo de su ex marido.

El informe de la parte querellante se basa en fotografías y videos de la autopsia oficial realizada a Nisman el 19 de enero. Arroyo Salgado señaló que había solicitado a la fiscal Fein participar en ese examen y que no se le concedió autorización. La fiscal puntualizó al respecto que la magistrada no había hecho el pedido por la vía formal.

Por otro lado, Arroyo Salgado afirmó que "la posición" en la que fue encontrado el cuerpo de Nisman dentro del baño no era la que tenía en el momento de la muerte por lo que el cadáver "fue movido". Añadió que su ex marido "no estaba alcoholizado" el día en que falleció. "Los trascendidos públicos que afirman que Nisman estaba alcoholizado al momento de su fallecimiento no son certeros", afirmó.