Homenajean en Alemania a víctimas del vuelo Germanwings

La canciller alemana Angela Merkel, el presidente Joachim Gauck y familiares de fallecidos en siniestro del avión de Germanwings se reunieron en la catedral de Colonia para homenajear a víctimas.

Colonia

La catedral de Colonia (oeste de Alemania) acogió este viernes un homenaje nacional para las 150 víctimas del drama del avión de Germanwings en los Alpes franceses, con la presencia de la canciller Angela Merkel y del presidente, Joachim Gauck.

"Seguimos estando enormemente conmocionados", declaró Gauck ante 1.400 personas, en su mayoría vestidas de negro, incluidos 500 allegados de los fallecidos, así como el ministro de Interior español, Jorge Fernández Díaz, reunidos para la ceremonia ecuménica en la mayor catedral gótica del norte de Europa.

Sobre cada asiento se dispuso una pequeña cruz de madera y 150 cirios blancos decoraban el coro, uno por cada víctima del incidente, incluido el copiloto de Germanwings Andreas Lubitz, que padecía problemas psiquiátricos y que, según los primeros elementos de la investigación, es sospechoso de haber estrellado voluntariamente el avión.

Según la radio Deutsche Welle, los padres del copiloto habían sido invitados a la ceremonia pero declinaron la invitación.

"Muchas personas en el país sintieron una terrible y pesarosa mezcla de sentimientos: un pavor increíble, la estupefacción y el duelo que se convirtió en cólera para muchos", continuó Gauck, quien además es pastor luterano, y mencionó la incomprensión suscitada por este "acto voluntario".

Tanto Gauck como Merkel, que no hizo uso de la palabra, se sentaron en primera fila, con el rostro serio. Los presidentes de las cámaras alta y baja del Parlamento alemán estaban también presentes mientras que las banderas ondeaban a media asta en todo el país.

El acto comenzó a las 10H00 GMT y alternó durante dos horas homenajes, cantos, música y rezos. Un grupo del instituto de Haltern am See, el pequeño pueblo que perdió en la catástrofe a 16 alumnos y dos profesoras que estaban de viaje escolar, tocaron música de la película "La lista de Schindler".

Fernández Díaz rindió homenaje a los profesionales que actuaron en el lugar del siniestro y a los allegados de las víctimas.

Por su parte, el secretario de Estado francés encargado de los Transportes, Alain Vidalies, expresó la "solidaridad" de Francia con las familias.

Dos socorristas entregaron unas figuritas de madera de dos ángeles que simbolizaban a los fallecidos a los responsables español y francés, al presidente alemán y al presidente de Germanwings, Thomas Winkelmann.

 

- 'Todo fue muy bonito' -

 

En el exterior de la catedral, una multitud se congregó tras las barreras de seguridad para mirar la ceremonia a través de una pantalla gigante, mientras que del pórtico del templo pendía una enorme bandera blanca con una cruz negra.

"Esta ceremonia, los discursos, la música, todo fue muy bonito. He sentido algo muy profundo", confió Sabine Spech, de 48 años, empleada en una compañía de seguridad.

"Es importante estar aquí, declaró a AFP Natasha Kirsh, de 50 años. Al referirse a Andreas Lubitz, aprobó que hubiera "un cirio para él" porque "también forma parte de los fallecidos".

Por su parte, Peter Eiglmeier, de 57 años, llegado desde Hamburgo (norte), consideró que la compañía "sabía de la depresión" y no debería haber "autorizado a un joven de 28 años a estar solo al mando" de la aeronave, mientra que el drama desató un debate en Alemania sobre el secreto médico.

Varios médicos del trabajo han sugerido que se haga un mejor seguimiento de los pilotos y numerosas compañías aéreas han actualizado sus normas para prever la presencia permanente de dos personas en la cabina de pilotaje.

El 24 de marzo, un Airbus A320 de la compañía Germanwings procedente de Barcelona en dirección de Dusseldorf se estrelló en los Alpes franceses, dejando 150 muertos, entre ellos, 72 alemanes y 50 españoles.