• Regístrate
Estás leyendo: Hombres armados secuestran a 18 trabajadores turcos en Bagdad
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 06:09 Hoy

Hombres armados secuestran a 18 trabajadores turcos en Bagdad

Los obreros de una constructora, se hallaban en una obra en Bagdad, sin conocerse el móvil del secuestro, aunque varios ciudadanos turcos han sido plagiados y liberados en los últimos 18 meses por el EI.

Publicidad
Publicidad

AFP

Hombres armados secuestraron hoy a 18 empleados turcos de una constructora en una obra en Bagdad, sin que se conozca el móvil del secuestro. Varias decenas de ciudadanos turcos fueron secuestrados y liberados en Irak por el grupo extremista Estado Islámico (EI) en los últimos 18 meses.

Pero este último secuestro tuvo lugar en un bastión de las fuerzas paramilitares chiitas que apoyan a las tropas gubernamentales en su combate contra los yihadistas sunitas del EI.

Los 18 turcos trabajaban en la construcción de un estadio de fútbol en el barrio de Sadr City, en el norte de la capital, cuando fueron secuestrados por la mañana por unos desconocidos que iban en camioneta.

"Nos han informado de que separaron a los trabajadores turcos de los de otras nacionalidades en el momento del secuestro", precisó un portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores turco, Tanju Bilgiç, citado por la agencia de prensa progubernamental Anatolia.

El viceprimer ministro turco, Numan Kurtulmus, afirmó que su país "coopera estrechamente con las autoridades" iraquíes sobre este tema. Consultado por la AFP, el grupo Nurol, para el que trabajan las personas secuestradas, asegura no haber recibido una petición de rescate. Los secuestros por dinero son moneda corriente en Bagdad.

Nurol, dedicada sobre todo a la construcción y las obras públicas, precisó que 14 obreros, tres ingenieros y un contable figuran entre los secuestrados. No es la primera vez que los turcos son víctimas de secuestro en Irak.

En junio de 2014, el personal del consulado turco de Mosul (norte de Irak), entre ellos 46 ciudadanos turcos, estuvieron cautivos durante meses al comienzo de la ofensiva fulgurante de los yihadistas en Irak, antes de ser liberados. Más de 30 camioneros turcos también fueron secuestrados.

Durante bastante tiempo se acusó a Turquía de haber hecho la vista gorda con el EI, pero a finales de julio Ankara atacó por primera vez los objetivos de este grupo en Siria y participa con la coalición internacional antiyihadista liderada por Estados Unidos.

Las relaciones entre Bagdad y Ankara fueron complicadas durante mucho tiempo, debido sobre todo a las divergencias sobre la región autónoma del Kurdistán iraquí. Turquía compra petróleo directamente al Kurdistán sin pasar por el gobierno central de Irak.

Los vínculos mejoraron desde la llegada al poder el año pasado del primer ministro Haider al Abadi en Irak, que sucedió a Nuri al Maliki, con el que Ankara tuvo varios encontronazos.

EI recupera parte de Baiji

Combatientes del grupo yihadista Estado Islámico (EI) recuperaron territorio en la disputada ciudad de Baiji (norte de Irak), que alberga la mayor refinería de petróleo de Irak, informó hoy el Pentágono. Desde hace meses se desarrollan feroces combates dentro y en torno a Baiji, y las fuerzas iraquíes y milicias habían hecho retroceder a los combatientes del EI en las últimas semanas.

Pero gran parte de ese avance se ha perdido, dijo a periodistas el portavoz del Pentágono Jeff Davis. "Habíamos visto algunos progresos recientes en las últimas semanas, en los que las fuerzas de seguridad iraquíes habían podido recuperar algo de territorio dentro de la ciudad", indicó.

"En los últimos días eso se revirtió (...). Muchos de los avances logrados se perdieron", explicó. Davis indicó que Estados Unidos mantiene su compromiso de ayudar a las fuerzas iraquíes. "Claramente nos preocupa eso, pero sabemos que allí hay una situación dinámica, en desarrollo, y estamos comprometidos en ayudar a las fuerzas iraquíes a mantenerse en la ciudad y recuperar la refinería", señaló.

El EI se hizo con vastos territorios de Irak en una fulgurante ofensiva en junio de 2014, al oeste y norte de Bagdad. Un año después, y pese a la intervención de una coalición militar internacional que bombardea sus posiciones, los yihadistas no han sufrido reveses de importancia en el país.

Al menos 35 personas, entre ellas 15 policías, murieron hoy y 40 resultaron heridas en atentados y enfrentamientos en la provincia iraquí de Al Anbar, al oeste de Bagdad, informaron a Efe fuentes médicas y de seguridad.

En el suceso más sangriento, murieron al menos doce soldados iraquíes y milicianos progubernamentales, mientras que otros 16 resultaron heridos en lo que fue un doble ataque perpetrado por dos suicidas que detonaron sus cinturones explosivos en la periferia de la población de Hadiza.

La fuente explicó que ese doble atentado se produjo en medio de las batallas que estallaron entre las fuerzas iraquíes y los combatientes del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en las zonas de Al Buhaya y Mashtur, cerca de Hadiza, a 180 kilómetros al oeste de Ramadi.

En esos choques murieron ocho yihadistas, mientras que tres miembros de las fuerzas especiales iraquíes perecieron y otros seis resultaron heridos en un ataque de mortero de los extremistas contra su sede, cerca de la presa de Hadiza.

La fuente añadió que siete yihadistas murieron y otros diez resultaron heridos en un bombardeo de la aviación de la coalición internacional, encabezada por Estados Unidos, contra dos casas ocupadas por el EI en la zona de Al Gasriyat, al oeste de Ramadi.

Asimismo, otras cinco personas murieron y ocho resultaron heridas en un bombardeo de los cazas del Ejército iraquí contra la zona de Al Bushail, al norte de la ciudad de Faluya, 50 kilómetros al oeste de Bagdad, según informaron a Efe fuentes médicas.

Al menos 1,325 muertos en agosto

Al menos 1,325 iraquíes murieron y otros 1,811 resultaron heridos en actos de terrorismo, violencia y por el conflicto armado durante agosto pasado, informó la Misión de Naciones Unidas en Irak (UNAMI).

La cifra de civiles fallecidos, incluidos los que perdieron la vida en la provincia occidental de Al Anbar, donde se registran combates contra los yihadistas del Estado Islámico (EI), es de 585, mientras que otros 1,103 fueron heridos.

En su informe mensual, la UNAMI detalló que murieron más de 740 miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes, incluidas tropas kurdas "peshmerga" y milicias armadas que luchan a lo largo y ancho del país contra los extremistas, mientras que 708 fueron heridos, excluidas las víctimas en Al Anbar.

Según la UNAMI, "dado el constante aumento de ataques y desplazamientos, así como el alarmante número de iraquíes que huyen de la guerra y la pobreza para buscar refugio en el extranjero, será imprescindible una exitosa implementación del plan de reforma del Gobierno para reinstaurar el orden, la legalidad y la justicia social".

La ONU especificó que Bagdad es la provincia más afectada, con 1,069 víctimas civiles (318 fallecidos), seguida de Diyala con 108 muertos, Nínive con 69 y Saladino con 23. En julio, la ONU documentó 1,466 iraquíes muertos y 1,687 heridos debido a actos terroristas, la violencia y el conflicto en el país.

Irak afronta desde junio de 2014 una cruenta guerra contra el EI, que conquistó amplias zonas de su territorio y proclamó un califato en este país y en la vecina Siria, donde impuso el terror, el hambre y el desplazamiento de miles de personas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.