Histórica ola de frío en EU vuelve a la costa este

A pesar de un sol radiante, Nueva York sufrió esta mañana una sensación térmica de -25º Celsius, mientras varios estados decretaron medidas excepcionales y el caos persiste en el tráfico aéreo, en ...
Un hombre desafía al frío y camina en la orilla del lago Michigan en Milwaukee, Wisconsin
Un hombre desafía al frío y camina en la orilla del lago Michigan en Milwaukee, Wisconsin (AFP)

Nueva York

La histórica ola de frío que azota a Estados Unidos desde Minnesota (norte) hasta Georgia (sudeste) con temperaturas inéditas en 20 años volvió hoy a la costa este del país, donde Nueva York sufrió por la mañana una sensación térmica de -25º Celsius a pesar de un sol radiante. Varios estados decretaron medidas excepcionales para hacer frente al frío glacial y el caos continuaba en el tráfico aéreo, con más de dos mil vuelos anulados hoy, luego de los 4,104 del lunes, según el sitio especializado Flightaware.com.

Esta intensa ola de frío, provocada por un "vórtice polar", alcanzará su apogeo entre esta noche y el miércoles, cuando las temperaturas recuperarán los niveles normales de esta época, e incluso podrían subir más de lo normal para enero durante el fin de semana. El "vórtice polar", la palabra más oída en EU en las últimas 24 horas, es un ciclón de aire extremadamente frío situado normalmente en el norte de Canadá, pero que estos días se ha desplazado hacia el sur acompañado de fuertes ráfagas de viento.

"Una muy glacial masa de aire ártico continuará provocando el martes temperaturas bajas y vientos gélidos peligrosos, y en algunos cosas riesgosos para la vida, a partes del centro y el este de Estados Unidos", indicó en su último parte el Servicio Meteorológico Nacional (NWS, según sus siglas en inglés). De acuerdo con el NWS, el récord del lunes fue de -37º C en Embarras, una localidad de Minnesota (norte) no lejos de la frontera con Canadá y conocida por sus bajas temperaturas anuales. En comparación, la temperatura en el Polo Sur fue de -34°C.

Incluso el sur del país, acostumbrado a un clima más ameno, también sufría el fenómeno. Nashville, en Tenesí, registraba hoy una temperatura de -14ºC, y una sensación térmica que bajaba hasta -20ºC. La sensación térmica, que alcanzó los -53°C en Comertown (Montana), y la caída de nieve y granizo provocaron la muerte de una quincena de personas desde el jueves pasado en el centro, norte y este del país. En Chicago (norte), cuatro hombres de entre 48 y 63 años murieron aparentemente de ataques cardíacos durante el fin de semana mientras retiraban nieve con pala, según el diario Chicago Tribune.

La paralización del tráfico aéreo seguía siendo una pesadilla para muchos estadunidenses que no consiguieron llegar a sus casas tras las vacaciones de fin de año. Si el aeropuerto O'Hara de Chicago era el más afectado hoy con cerca de 750 cancelaciones, el problema era generalizado y, por ejemplo, la compañía aérea JetBlue anuló el lunes por la tarde sus 300 vuelos previstos a partir del lunes desde Nueva York y Boston. Desde el jueves pasado, cuando comenzó la ola de frío, hubo en total más de 17,500 anulaciones en todo el país.

Un total de 500 miembros de la Guardia Nacional fueron movilziados en Indiana, Illinois y New York para ayudar a la población a enfrentar la ola de frío, señalo a la AFP un responsable del Pentágono. En Minneapolis, el diario Star Tribune destacaba que la vida pasaba en "cámara lenta" y advertía que a una temperatura de -30, "la sensación térmica y el frío congelan la piel expuesta en cinco minutos".

En ciertos municipios de Milwaukee, se pidió a los empleados municipales considerados no esenciales que se quedasen en sus casas y la Policía patrullaba para trasladar a los sin techo a refugios. Chicago fue una de las tantas ciudades en la que se aconsejó a los padres no enviar a los chicos a la escuela. En Minnesota, el gobernador decidió directamente cerrar todas las escuelas del estado el lunes y martes.

"Debemos hacer frente a una peligrosa combinación de temperaturas muy bajas, escarcha y ventisca", subrayó Pat Quinn, gobernador de Illinois que declaró el estado de emergencia. Tras un par de días de respiro, el frío polar volvió a partir del lunes por la noche a la costa este. En Nueva York, a pesar de un sol radiante y cielo azul, el termómetro marcó esta mañana -15ºC con una sensación térmica de -25ºC, con un leve aumento hacia el mediodía y la tarde.

En Washington, se registraba -11ºC con una sensación térmica de -20°C , y en Filadelfia (Pensilvania) -13° y -23°, respectivamente. El NWS lanzó alertas de tempestad en la costa desde el sur de Massachusetts hasta Nueva Jersey y Delaware a raíz de los fuertes vientos. La situación debería mejorar a partir del miércoles, cuando las temperaturas "comiencen a moderarse", según el último informe del NWS. En la capital del país, acostumbrada a temperaturas algo más amables que otras ciudades vecinas, la temperatura descenderá hasta los 20 grados bajo cero, algo que hasta hoy no había conocido ningún washingtoniano menor de 40 años.

En Canadá, el servicio de meteorología advertía de temperaturas por debajo de los -30°C en el este de Ontario, Manitoba y Saskatchewan, con -36°C en Regina, capital de la provincia. Las sensaciones térmicas pueden alcanzar los -48°C. Ante estas gélidas temperaturas, las autoridades ya no saben qué decir para convencer a los ciudadanos de que permanecer en el exterior no sólo es incómodo sino también muy peligroso para sus vidas. Cuando la temperatura baja de los 25 grados bajo cero, la piel expuesta a ese frío queda congelada en cuestión de minutos y la hipotermia no tarda más en llegar.

El frío que afrontará buena parte del país durante las próximas horas es tal que incluso los osos polares y los pingüinos de los zoos de algunas ciudades como Chicago han sido cobijados para protegerles de las gélidas temperaturas. Para los humanos, las autoridades recomiendan llevar manoplas en lugar de guantes, no permanecer en la calle mojados y, si sus circunstancias se lo permiten, no pisar la calle de ningún modo. Quienes tengan que desplazarse este martes deben comprobar que la batería de su coche está bien cargada, pues las que tienen más de tres años podrían no funcionar tras estar sometidas a temperaturas tan extremas.

Quienes puedan quedarse en casa tampoco deben bajar la guardia: aunque sea tentador subir la calefacción, lo que los expertos recomiendan es mantenerla relativamente baja y cobijarse bajo la manta del sofá, para evitar cortes eléctricos. Otra recomendación a tener en cuenta es proteger las tuberías de las casas y negocios, porque las temperaturas gélidas pueden hacer que se rompan y provocar inundaciones, como ya ha ocurrido en algunos lugares de Boston.

Y por si alguien desoye estos consejos, emitidos por activa y por pasiva, las autoridades recuerdan que los síntomas de la congelación son la pérdida de la sensibilidad y la palidez en dedos, orejas y nariz. La hipotermia se manifiesta con la pérdida de memoria, desorientación, fatiga y los escalofríos. En este caso, lo que debe hacerse es llevar a la víctima a un lugar cubierto, darle bebidas calientes y luego acudir al médico.