Los hispanos, “enorme problema” para EU

De acuerdo a un manifiesto colocado en internet, el autor de la matanza de diez afroamericanos señala a los latinos como “enemigos” de Estados Unidos.
Dylan Roof acusa a los negros de violentos y de bajo nivel intelectual y desdeña a la bandera estadunidense.
Dylan Roof acusa a los negros de violentos y de bajo nivel intelectual y desdeña a la bandera estadunidense. (AFP)

Washington y Houston

Un supuesto manifiesto de Dylan Storm Roof, autor de la masacre de la iglesia en Charleston, descubierto ayer, reveló sentimientos racistas también hacia los hispanos, a los que calificó como un "enorme problema" para los estadunidenses.

En un documento de cuatro páginas publicado en un sitio en internet creado en febrero pasado, Roof ventiló prejuicios contra afroamericanos, judíos, hispanos, asiáticos y su desdén sobre el patriotismo estadunidense.

"Odio la bandera de Estados Unidos. El moderno patriotismo de Estados Unidos es absolutamente una burla. La gente pretende que tiene algo de que sentirse orgulloso, mientras los blancos son asesinados cada día en las calles", escribió.

El sitio de la publicación se denomina The Last Rhodesian (El último rhodesiano, en alusión al antiguo nombre de Zimbabue en la época colonial, que compartía con Sudáfrica el sistema de segregación racial del apartheid tras su independencia de Reino Unido en 1965).

Roof dijo que los hispanos "obviamente son un enorme problema para los estadunidenses, pero hay hispanos buenos e hispanos malos", al indicar que los hispanos en los comerciales de la televisión en español "son más blancos que nosotros".

"Ellos respetan la belleza blanca, y una buena porción de hispanos son blancos. Es bien sabido que los hispanos blancos son una élite en la mayoría de los países hispanos. Hay buena sangre blanca que vale la pena salvar en Uruguay, Argentina, Chile y aun en Brasil (sic)", apuntó.

Sin embargo, Roof sentenció que los hispanos "son aún nuestros enemigos".

En su manifiesto, el joven de 21 años ofreció "una explicación" detrás de su decisión de llevar a cabo la masacre en la Iglesia Metodista Episcopal Africana Emanuel (AME), en Charleston, la noche del miércoles, donde asesinó a nueve afroamericanos.

"No tengo opción. No estoy en posición para solo ir al gueto y pelear. Escogí Charleston porque es la ciudad más histórica en mi estado. Alguien debe tener la valentía de confrontar el mundo real y creo que tengo que ser yo", dijo.

Roof dijo no haber crecido en un hogar o un ambiente racista, pero que tomó "conciencia racial" por el asesinato del joven afroamericano Trayvon Martin, ocurrido en Florida en 2012 a manos del vigilante comunitario blanco George Zimmerman.

Roof acusó a los afroamericanos de tener un temperamento violento, coeficiente mental inferior a los blancos, un sentido de inferioridad frente a éstos y tener el tema racial presente de manera permanente, una de las razones por las que, aseguró, "se ofenden con facilidad".

Calificó la segregación como "un mecanismo de defensa" que no fue pensada para contener a los afroamericanos, y que la integración racial "no ha hecho otra cosa que colocar a los blancos al nivel de los animales brutos".

El sitio incluye una fotografía de Roof amenazando a la cámara con una pistola, otra imagen armado y portando una bandera confederada y una más en la que sale retratado quemando una bandera estadunidense.


100 mil dólares a familiares

Jerry Richardson, propietario de las Panteras de Carolina, donó 10 mil dólares a cada una de las familias de las nueve personas que murieron el miércoles víctimas de un tiroteo en una iglesia en Charleston (Carolina del Sur).

Richardson también donó otros 10 mil dólares a la Emanuel African Methodist Episcopal Church, donde ocurrieron los hechos cuando se celebraba una lectura de la Biblia.

El dueño de las Panteras, un equipo de la Liga Nacional de Futbol (NFL), donó el total de 100 mil dólares a la iglesia, junto con una carta. En la misiva escribió que el dinero era para ayudar a "pagar los costos funerarios y otras necesidades financieras", y recordó que aunque construyó el estadio de las Panteras en Charlotte, realiza el campamento de entrenamiento en Wofford College en Spartanburg, Carolina del Sur, cada año.

Steven Drummond, vocero del equipo, dijo que no harán comentarios sobre la donación, sino que solamente desean expresar que los pensamientos de las Panteras están con los familiares de las víctimas.