• Regístrate
Estás leyendo: Hillary Clinton denuncia ser "blanco constante" de los republicanos
Comparte esta noticia
Viernes , 20.07.2018 / 20:08 Hoy

Hillary Clinton denuncia ser "blanco constante" de los republicanos

La ex secretaria de Estado defendió su honestidad en su entrevista con CNN, la primera televisada que concede como precandidata demócrata a la Casa Blanca, y en la que dijo estar "muy decepcionada" con Trump.

Publicidad
Publicidad

AFP

La candidata demócrata a la Casa Blanca Hillary Clinton acusó a los republicanos de atacarla constantemente poniendo en duda su confiabilidad, en una entrevista con CNN, la primera televisada que concede desde que lanzó su campaña presidencial en abril. Hasta ahora Hillary Clinton había evitado cuidadosamente a la prensa y es difícil acercarse a ella.

Rara vez habla con los periodistas durante sus viajes y solo concedió entrevistas en junio a varios medios locales de Iowa, New Hampshire, Nevada y Carolina del Sur, los cuatro estados estratégicos donde tendrán lugar las primeras consultas primarias a principios de 2016, y que darán el tono de la campaña.

La ex secretaria de Estado es la favorita en las primarias demócratas, pero solo 42% de los estadunidenses la consideran digna de confianza y honesta, según un sondeo de CNN. Esa es una antigua vulnerabilidad de la ex primera dama, a quien numerosos ciudadanos asocian a varios controvertidos asuntos de los años 90, durante la presidencia de su marido Bill Clinton.

Falta de transparencia y honestidad

La imagen de falta de transparencia y honestidad es reforzada por la polémica sobre las donaciones extranjeras a la Fundación Clinton y el escándalo por el uso de una cuenta de correo privado cuando era secretaria de Estado (2009-2013).

Para Hillary Clinton, ese déficit de confianza es fruto del "constante bombardeo de ataques" lanzados y fomentados por la derecha. "Solo puedo decirles...que esto ha sido un tema usado contra mi y mi esposo por muchos, muchos años", dijo para acotar que "al final del día, creo que los votantes logran descifrar todo".

Así, espera que los electores prioricen sus planes sobre economía o salud y no estén obsesionados con las revelaciones acerca de que utilizó su correo electrónico personal para comunicarse con personal del Departamento de Estado y otras dependencias, así como con dignatarios entre 2008 y 2013, generando críticas sobre una exposición peligrosa de la seguridad nacional.

"Esto está de hecho siendo utilizado por los republicanos en el Congreso. Ok. Pero quiero que la gente comprenda la verdad. Y la verdad es que todo lo que hice estaba permitido", afirmó la candidata sobre su correo electrónico. Los electores "confían en que tengo un plan y que estoy comprometida en llevar adelante ese plan, y deberían estarlo. Porque lo haré", aseveró.

Hillary repitió hoy en más de cinco ocasiones que ella no hizo nada fuera de la ley ni nada que no hubieran hecho ya algunos de sus predecesores. "Vamos a respirar profundamente en este punto, todo lo que hice estaba permitido por la ley y, es más, elegí entregar documentación que no tenía obligación de presentar", defendió ante la insistencia sobre ese tema de la periodista Brianna Keilar.

"La gente debería confiar en mí, yo no puedo decidir cómo serán los ataques infundados de la derecha, pero haremos lo mejor para responder. Confío al cien por cien en que el votante sabrá ver que esas acusaciones no tienen base ni pruebas", agregó.

La de hoy fue la primera de una serie de entrevistas con grandes medios que concederá Clinton cuando lleva tres meses de campaña a escala local, en la que su equipo ha evitado al máximo su exposición a la prensa. Esta estrategia difiere de la actitud más abierta del resto de aspirantes presidenciales, tanto republicanos como demócratas, y ha suscitado numerosas críticas, especialmente desde los medios de comunicación.

Clinton reconoció hoy que las controversias que la rodean hacen que los ciudadanos "se planteen preguntas" pero aseguró que, en lo que va de campaña, las cuestiones que le han presentado son sobre sus planes en economía, educación o salud. "Confían en que tengo un plan y deberían, porque lo tengo", sentenció.

Donaciones a la Fundación Clinton

Preguntada por la primera de las crisis que tuvo que enfrentar cuando aún no era candidata oficial, la de las donaciones extranjeras a la Fundación Clinton, se limitó a defender la labor de la entidad y evitó entrar en más detalles. "No tengo planes de decir o hacer nada sobre la Fundación Clinton más allá de afirmar lo orgullosa que estoy de ella", señaló.

Tras oficializar su campaña en abril, Hillary Clinton renunció a su puesto en la junta directiva de la fundación familiar para centrarse en su carrera presidencial y tras la controversia por posibles conflictos de interés.

Preguntada por la polémica que rodea al magnate Donald Trump, Clinton, que es su amiga, dijo estar "muy decepcionada" con él por sus comentarios ofensivos sobre los inmigrantes mexicanos y también con el resto de aspirantes republicanos por no haber reaccionado con más rapidez. "Estoy muy decepcionada, me siento muy mal y decepcionada con él, y con el Partido Republicano por no responder inmediatamente a sus comentarios", afirmó.

Trump, precandidato por el Partido Republicano, ha generado una ola de críticas por abrir su campaña el 16 de junio con estos comentarios: "México está enviado a este país a gente con un montón de problemas (...). Están trayendo drogas, el crimen, a los violadores. Asumo que algunos son buenos", dijo.

En la entrevista, Clinton se esforzó por presentarse como la candidata que defiende una reforma migratoria que incluya una vía para la ciudadanía frente a sus oponentes republicanos, a los que situó "en un espectro que va de la bienvenida a regañadientes a la hostilidad" con los inmigrantes.

Preguntada por si Jeb Bush, favorito para las primarias republicanas, tiene una postura más moderada en política migratoria, Clinton fue tajante al asegurar que él "no apoya una vía para la ciudadanía" y subrayó que "si un día la apoyó, ya no". Los analistas atribuyen la reaparición de Clinton en la televisión nacional a la presión por los buenos resultados de su competidor y senador por Vermont Bernie Sanders en las encuestas de estados clave como Iowa.

Un reciente sondeo de la Universidad Quinnipiac (Connecticut) indica que Clinton tiene el 52 % de apoyos y Sanders el 33 % en ese estado cargado de simbolismo, pues es el primero que vota y con su "caucus" comienza oficialmente el proceso electoral.

"Siempre pensé que esto tenía que ser competitivo y estoy feliz de donde estamos en Iowa. Si algo aprendí de entonces -cuando fue derrotada en las primarias de 2008 por Barack Obama en ese estado- es que hay que organizar, organizar y organizar, tener a la gente comprometida", dijo hoy la demócrata en la entrevista.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.