Más de 40 heridos en erupción volcánica en Japón

Las autoridades reanudaron la búsqueda de 32 senderistas desaparecidos en la erupción del Monte Ontake, en el centro del archipiélago, el segundo mayor del paía asiático tras el Monte Fuji.
Fotógrafos reunidos a los pies del Monte Ontake, en la prefectura de Nagano
Fotógrafos reunidos a los pies del Monte Ontake, en la prefectura de Nagano (AFP)

Otaki

Los equipos de rescate reanudaron este domingo de mañana su trabajo tras la erupción volcánica registrada en el centro de Japón, que provocó más de 40 heridos. Entre las 42 personas afectadas, algunas de ellas de manera grave, siete perdieron el conocimiento según la policía y bomberos. Las autoridades buscan a 32 senderistas desaparecidos.

Una de las víctimas había sido dada por muerta el sábado, pero los socorristas señalaron que esto no podía ser oficialmente confirmado. Unos 300 excursionistas se encontraban cerca del cráter cuando el Monte Ontake, de 3,067 metros de altura, ubicado entre las prefecturas de Nagano y Gifu, entró en erupción el sábado al mediodía.

La agencia de meteorología pronosticó más erupciones, y advirtió que podrían registrarse nuevas proyecciones de cenizas y piedras a una distancia de hasta cuatro km del cráter del volcán.

El Monte Ontake, el segundo volcán más alto de Japón y ubicado a unos cien kilómetros de la ciudad de Nagoya, comenzó a expulsar humo y cenizas a las 11:53 horas locales del sábado (02:53 hora GMT), y desde entonces han continuado las erupciones, según informó la Agencia Meteorológica nipona (JMA).

Centenares de personas se encontraban practicando senderismo en el volcán en el momento de la erupción, y de ellos unos 230 han podido ser evacuados, los últimos de ellos en la mañana de hoy y con la intervención de un helicóptero de las Fuerzas de Autodefensa (Ejército) de Japón.

Otras 32 personas continúan desaparecidas, según informó el Gobierno de la prefectura de Nagano a la agencia Kyodo. No obstante, las autoridades niponas desconocen el número exacto de excursionistas que se encontraban en este popular destino de senderismo en el momento de la erupción.

Los servicios de rescate se vieron obligados a detener sus operaciones durante la noche del sábado al domingo por la baja visibilidad y el riesgo de que el volcán emitiera gases tóxicos, circunstancias que aún dificultan la búsqueda de desaparecidos. Unos 550 policías, bomberos y miembros de las Fuerzas de Autodefensa participan actualmente en estas operaciones.

La Agencia Meteorológica nipona prevé que se produzcan más erupciones que podrían afectar a los residentes más próximos y, en particular, alertó sobre la caída de cenizas volcánicas y rocas en un radio de 4 kilómetros en torno al volcán, aunque por el momento no considera necesaria la evacuación de las localidades cercanas.

El Monte Ontake es el segundo mayor volcán de Japón, detrás del Monte Fuji (3,776 metros), y se encuentra entre las prefecturas de Gifu y Nagano. Su última gran erupción se produjo en 1979, cuando expulsó unas 200 mil toneladas de cenizas, mientras que en 1991 registró otra erupción menor, y en 2007 provocó una serie de terremotos volcánicos.

Japón está situado en el anillo de fuego del Pacífico y cuenta en su territorio con más de un centenar de volcanes activos e inactivos.