CRÓNICA | POR LILIANA CAVAZOS

Mexicanos luchan contra "Hércules"

Tormenta invernal en Estados Unidos

En Wisconsin, el termómetro llegó a los menos 26 grados centígrados; en la escuela se suspendieron las clases, pero los adultos tienen que continuar con sus rutinas.

Nevada en Wisconsin
Nevada en Wisconsin (Cortesía Phebe Garza)

Ciudad de México

En Sheboygan, Wisconsin, la de Phebe Garza, su esposo y tres hijos, es una de las tantas familias mexicanas que luchan contra las condiciones climatológicas en el norte de los Estados Unidos.

Desde hace varios años residen ahí, pero el invierno con que inicia este 2014, es el peor en muchos años.

“Hubo un frío parecido hace 24 años”, comenta Phebe Garza en entrevista con MILENIO.  Pese a las bajas temperaturas, la pareja sale de casa y continúa con su trabajo, mientras que los niños de 11, 8 y 6 años, se quedan, porque la escuela lleva ya dos días con clases canceladas.

En las últimas horas, la temperatura más baja fue de menos 26 grados centígrados; el factor viento da una sensación térmica de menos 48 grados Celsius. En casa los niños, y hasta la mascota “Pinto Alberto Garza”, un Rat Terrier, se aburren. El can ha insistido en salir de casa para hacer sus necesidades; Phebe lo vigila desde la ventana.

Pinto Alberto Garza, cortesía de Phebe Garza.

“Con decirte  que mi perro va a afuera y me pongo a verlo porque la otra vez se congeló, y en 10 minutos quedó tirado en el hielo, yo salí corriendo con cobijas a meterlo a la casa. Ya está bien, pero sufre más porque no le gusta estar adentro de la casa”, platica.

Los niños tratan de matar el tiempo jugando con una tableta digital; mientras Phebe, tiene otra tarea por hacer: salir de casa, e ir a donde su vecina.

“Mi vecina padece de cáncer, vive sola y la tengo que checar porque por su medicamento le baja la temperatura corporal y si falla su calefacción si vida corre riesgo”, comenta.

Aunque están acostumbrados a los crudos inviernos de Wisconsin, siguen sin dar crédito a lo que ocurre en enero de 2014. El esposo de Phebe, quien tiene que trabajar a la intemperie, le envió una fotografía de algo que no se ve todos los días: una puerta totalmente congelada, que él tuvo que abrir como parte de sus actividades laborales.

Phebe se muestra tranquila y digiere rápido la idea de lidiar con el frío. Tiene pendiente comprar más madera para la chimenea, y su único temor es que truenen los transformadores de energía eléctrica, “podríamos congelarnos”, comenta.


Nueva York y el frío

En Harlem, Manhattan, hace frío. El termómetro marca menos 11 grados centígrados y el Weather Channel indica que la sensación térmica es de menos 18 grados Celsius, pero Luisa García y su esposo Jules Cantú tienen que continuar con el ritmo de la ciudad.

“La ventaja es que los depas tienen calefacción, entonces adentro estás cómodo pero de salir tienes que usar ropa térmica, y obvio ropa que te proteja bien, (…) imposible no usar guantes porque neta que no sientes los dedos” comenta Luisa.

En México, familiares y amigos de Luisa y Jules les escriben para saber cómo están y cómo enfrentan las bajas temperaturas, pero ellos están tranquilos.

“Tenemos dos años y medio viviendo aquí y te ‘medio’ acostumbras al frío; al principio veías a gente salir a correr en shorts y camiseta aunque estuviéramos a cero grados y pensabas ‘están locos’, aunque te imaginas que ellos están acostumbradísimos a eso” comparte Luisa.

En los noticieros locales, las autoridades advierten que la temperatura podría bajar más; Luisa comparte que en la ciudad ya hay albergues para indigentes y personas mayores. Ellos ya se prepararon comprando comestibles extras y consumiendo vitamina C.

“El frío agradable no es, tolerable pues sí porque no hay otra opción. Tienes que salir, hacer cosas (…) sales a tus vueltas y lo aguantas, pero añorando llegar a tu casa y ponerte un pants, zapatitos tejidos y taparte con una colchita”, agrega.


Vuelo cancelado

El frente frío que azota el norte de los Estados Unidos provocó la cancelación vuelos. Tan solo en Chicago se cancelaron más de mil 200 vuelos de acuerdo al reporte del O’Hare International Airport.

Una de estas cancelaciones, era un vuelo de Monterrey a Montreal, que en la noche del 6 de enero haría escala en Chicago; Gabriela Ortiz, una de las pasajeras no pasó del área de documentación en el aeropuerto de Monterrey.

“En United (Airlines) todos los vuelos a Chicago estaban cancelados, y por condiciones climáticas no ofrecen ninguna indemnización”, comenta Gabriela en entrevista con MILENIO.

Vuelos cancelados, 7 de enero. Especial.

Las reclamaciones por la cancelación no se hicieron esperar. “Vi un señor que le dijo (al personal de la aerolínea) ‘oye, ya hablé a mi trabajo y me dijeron que sino regresaba me iban a correr”.

Mientras Gabriela espera que llegue el viernes, los mexicanos que viven o están de visita en el norte de Estados Unidos, enfrentan una de las peores temporadas invernales, sin embargo, sus rutinas no se detienen.