EU desestima intervención yihadista en sus redes sociales

El vocero presidencial Josh Earnest dijo que existe una diferencia significativa entre un hackeo de información y un hackeo de una cuenta de Twitter, pero que se trata de algo serio.
El grupo "CyberCaliphate" cambió la foto de perfil por la de una persona con el rostro cubierto con una kufiya y la bandera utilizada por el EI.
El grupo "CyberCaliphate" cambió la foto de perfil por la de una persona con el rostro cubierto con una kufiya y la bandera utilizada por el EI. (Reuters)

Washington

El gobierno de Estados Unidos desestimó el impacto de una incursión de ciberpiratas del grupo Estado Islámico (EI) en las cuentas del Comando Central Militar de Estados Unidos (CENTCOM) en las redes sociales de Twitter y YouTube.

El vocero presidencial Josh Earnest rechazó que esa intervención sea interpretada como un golpe mediático de la organización yihadista, pero admitió que el gobierno estadunidense está abocado a determinar lo que sucedió "porque esto es algo serio".

"Debo hacer notar que existe una significativa diferencia entre lo que es un 'hackeo' de información y el 'hackeo' de una cuenta de Twitter", reclacó a reporteros durante su habitual conferencia de prensa.

Earnest dijo que hasta el momento, las autoridades cuentan con poca información sobre lo sucedido, "pero ciertamente es algo que tomamos con seriedad".

"Por ahora, los alcances de este incidente están bajo investigación, pero van a tener significativa atención en la administración", dijo, al indicar que de momento se desconocen los alcances de la incursión.

El acto de ciberpiratería fue reportado poco después de este mediodía, cuando en la cuenta del CENTCOM apareció un mensaje con la leyenda: "Soldados estadunidenses, vamos por ustedes. Cuiden sus espaldas".

Luego, la imagen oficial de la cuenta fue suplantada por otra con la leyenda "CiberCalifato", que mostraba a una persona con el rostro en un fondo negro.

Un mensaje posterior en Twitter advirtió: "hemos penetrado su sistema y sus computadoras personales y sabemos todo sobre ustedes. No habrá clemencia, infieles. Estamos en sus computadoras en cada base militar".

El ataque tuvo lugar minutos después de que el presidente Barack Obama anunció el inicio de varias acciones tendientes a proteger mejor a consumidores y estudiantes del robo de identidad y de información electrónica.